La primera llegó el día de Sant Jordi de 2015 y, la segunda, el día de la madre del 2019. La de ayer es la segunda liga del Spar CITYLIFT, en nueve temporadas en la máxima categoría. Supone el título que el Uni se había marcado como objetivo ganar con la plantilla más cara de su particular y relativamente corta historia -la entidad nació en 2005 y jugó su primer curso en la copa Cataluña y, los tres siguientes, en la Liga Femenina 2 con dos fases de ascenso.

 

Laia Palau y Shay Murphy confirmaban la apuesta, en verano y con nueve piezas del primer equipo, tras renovar puntales del curso anterior como Núria Martínez, Roso Buch y Nadia Colhado. Helena Oma volvía al equipo tras el máster de media liga al Cadí y Keisha Hampton llegaba con un año de retraso por la lesión que había sufrido en la WNBA hace dos veranos, cuando ya había firmado. Las internacionales Julia Reisingerova y Bea Sánchez debían ser la rotación interior del equipo. La checa era la única cara nueva en Fontajau en el primer entrenamiento de pretemporada, al día siguiente del 11 de septiembre. Murphy y Hampton llegaron, con permiso del club, unos días después y comenzaron a dejar huella en los amistosos. No Palau y Sánchez, que disputaban el mundial y que jugarían el primer partido en Fontajau con un título en juego. Como el último ayer, era una liga. La catalana (7 de octubre, 89-63 sobre el Cadí). Pero la andaluza, se lesionaba en la rueda de calentamiento de la Supercopa -hèrnia discal-, tres días después (72-62 en Salamanca) y la liga comenzaba con el conjunto de Eric Surís con ocho jugadoras y una sola rotación en el juego interior.

impacto

Murphy, Hampton y Colhado habían sido MVP de la jornada en 10 partidos disputados. El equipo ya había encajado la primera derrota, 86-81 a la Seo de Urgel, tras un desplazamiento de tres días a las Azores para jugar un partido de la fase regular de la Eurocopa que el Spar CITYLIFT , cerraría con 6-0 y el tercer mejor ranking.

'Sweet December'

Jugar dos partidos por semana no afectaba al equipo, en cuanto los resultados. Lo confirmaban la victoria 79-53 en Fontajau contra el Avenida, casi veinte meses y ocho partidos seguidos contra las castellanas después. También triunfos contundentes, como el de una semana antes en Ferrol (42-96), que suponía el récord de anotación del Uni en la categoría -al día de Reyes de 2012, 92-52 contra el Celta antes - y la mayor diferencia a favor (54) superando la del 7 de enero de 2017 (91-47) al Estudiantes (44). Sin parón por Navidad en la liga, el Spar CITYLIFT enlazaba tres partidos fuera y los ganaba para afianzar el primer lugar en la liga: 68-73 en Gernika (22 de diciembre), 41-89 en Bembibre (28) y 60-74 en San Sebastián.

La costa de enero

La dirección deportiva reforzó el juego interior con Leia Dongue, para cubrir la baja de Sánchez. La mozambiqueña podía jugar competiciones FEB sin ocupar plaza de extracomunitaria por la condición de Cotonou. No las FIBA. Y fue en Europa que el Spar CITYLIFT comenzó a notar que le pesaban las piernas. La primera eliminatoria, con Moscú, fue durísima. Palau y Buch con gripe en la ida y la vuelta, aunque el alta médica, de Sánchez; la nota fue la baja de Murphy, en EEUU para asistir a un juicio como jurado popular. La californiana volvió, pero, antes de la copa, anunciaba su marcha por motivos familiares y, de nuevo, el Uni debía recurrir al mercado.

sin fondos

El Spar CITYLIFT había superado la cuesta de enero y completaba la vuelta perfecta sin perder (71-56 sobre el Cadí el 2 de febrero). Un mes después en Vitoria, pero, caía 71-79 en la final del único título FEB que se le resiste, la copa. El último partido de Murphy y también de Reisingerova, lesionada ese día y baja tres semanas. Nadia Colhado ya jugaba lesionada por una fractura de ligamentos en la muñeca y la brasileña tenía que hacer un sobreesfuerzo tras otro en las eliminatorias europeas contra el Asvel Lyon en los cuartos y el BLMA en semifinales. Después del partido de ida (66-69 con el equipo 18 abajo al inicio del último cuarto), se anunciaba que aquel era el último partido de Colhado -le renovar una vez intervenido, para el curso que viene- y Reisingerova volvía sin estar al cien por cien para la vuelta a Lattes (12 puntos en el doloroso 98-69).

El Avenida había recuperado el primer lugar en la clasificación (80-53) quince días después de la copa y dejaba en 17 el récord de victorias seguidas del Uni en la liga. Con la de Würzburg, serían tres derrotas en cuatro jornadas, dos en Fontajau contra el Gernika (66-72) y el Guipúzcoa (64-67), para cerrar la liga regular con cuatro derrotas, una más que el año del primer título y el curso pasado.

renacer

Fuera de plazo, y justificada por la lesión de larga duración de Nadia Colhado, el Uni pudo hacer una última incorporación: Vivi Pierre-Louis. El haitiana comenzó el curso en San Sebastián y cerró la liga en Zamora (6 partidos) para llegar a Girona coincidiendo con el inicio del play-off, en los cuartos contra el Araski. Debutaba en el siguiente

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: FEB