Una efeméride. Lo que hizo el domingo el CD Ramón y Cajal permanecerá escrito en los libros de historia del baloncesto femenino en Granada. Las colegialas serán el primer equipo de la provincia en jugar en Liga Femenina 2, competición que se fundó en 2001. El conjunto granadino alcanza con este ascenso el que hasta el momento es su mayor logro en los veinte años de vida. Un capítulo épico para un camino que no ha sido fácil.

En la década de los 90 Antonio García, profesor de Educación Física, fundó el club que ayer escribió su capítulo más glorioso de la historia. Hasta 2003 no se definió en exclusiva por el baloncesto femenino. Por aquel entonces no existía ningún equipo de similares características en Granada, por lo que casi todas las niñas elegían las instalaciones de Ramón y Cajal, lo que lo convirtió en un equipo de referencia.


En los pocos años de vida ha obtenido grandes resultados y Belén Arrojo es el mejor ejemplo. En 2012 se produjo el último gran cambio a nivel estructural dentro del club. Alberto Pérez se hizo con el mando gracias a la proposición de Sergio Valdeolmillos. La temporada pasada el equipo dirigido por Álex Gómez ya rozó la gesta tras proclamarse campeón de Andalucía, pero el CD Adareva le arrebató el sueño del ascenso. Tras volver a conquistar el título hace dos semanas, el CD Raca saltó el viernes a la pista con la firme intención de ir partido a partido, pero sin renunciar a nada. Las horas de trabajo, la ilusión de todos y una afición volcada con el equipo han dado con los huesos de este club de colegio en Liga Femenina 2. Ahora Alberto Pérez quizá esté ante su verano más difícil desde que cogió el timón del club, pero… ¡Bendito problema!

Jorge Ruiz
granadahoy.com