El año del 25 aniversario en Liga es también la undécima temporada de Perfumerías Avenida en Euroliga y para celebrarlo el estreno del equipo salmantino en esta nueva edición va a ser de campanillas a la par de complicadísimo. Llega a Würzburg el 'Supercampeón', UMMC Ekaterinburg, campeón de Euroliga, Supercopa y con un roster repleto de figuras mundiales.

Semana grande para la canasta. Vuelve la Euroliga Femenina al pabellón de Würzburg en el estreno de la edición 2017 que significa además la undécima de manera consecutiva para Perfumerías Avenida en la élite del baloncesto europeo. Nadie en España ha jugado tanto seguido midiéndose a los mejores equipos del continente así que si el 25 aniversario del club salmantino es importante, tanto o más hay que celebrar que de su mano llegue a Salamanca la posibilidad de ver en acción a la 'crème de la crème' del baloncesto femenino.

Y para muestra, el estreno. Perfumerías Avenida compartirá escenario en esta 'premier' con el equipo al que cabría calificar como 'estrella rutilante' del torneo, UMMC Ekaterinburg. Y se le puede llamar así porque es el vigente campeón de la Euroliga y también el reciente Supercampeón de Europa después de vender la semana pasada al francés ESBVA-LM.

De esta manera, con este último título, confirma que esta campaña apunta tan alto como la anterior algo que solo con mirar los nombres que completan su 'roster' ya se sabía porque el Ekaterinburg de la edición 2017 de la Euroliga es prácticamente idéntico al campeón de 2016, acabando así con la costumbre que tenía de no dar estabilidad a su plantel con numerosos cambios cuando no llegaba el título europeo.

Por muy repetido que esté es imposible dejar de decir que casi todas y cada una de las jugadoras que hay en la plantilla del UMMC serían 'la estrella' o la líder de casi cualquiera de los otros equipos que están en Euroliga. Nombres con mayúscula del baloncesto femenino entre los que es imposible no destacar a la norteamericana Diana Taurasi. Si una jugadora es capaz de convertirse en la líder indiscutible de un equipo como este, o de una selección campeona olímpica es por algo aunque esta vez en Salamanca no se podrá disfrutar -o sufrir-, de su juego porque por contrato no se incorporará a Ekaterinburg hasta el 20 noviembre. Tienen claro que quieren los títulos y el resto jugarán antes para llevar al equipo a las puertas donde quieren a la alero fresca tras volver el pasado verano a la WNBA.

En principio no será la única ausencia en Würzburg porque tampoco llegarán a tiempo para la cita del miércoles Kristi Toliver y Evgenia Belyakova, cuya incorporación al equipo ruso se ha anunciado para final de esta semana después de que hace unos días ambas ganaran la WNBA con las Sparks de Los Angeles. Tres bajas significativasa las que se suma la de Sancho Lyttle, que volverá cuando esté plenamente recuperada de la lesión que la apartó de los Juegos Olímpicos pero que es otra pieza fundamental cuando realmente se juegan las habichuelas. Ausencias significativas, sí,  pero lo que sí viene es tremendo.  

Y sin duda hay que destacar a la española Alba Torrens, por su calidad y porque después de ver su papel en la Supercopa europea donde lideró a las suyas en anotación está comprobado que atraviesa un gran momento y que ha superado los problemas en un hombro que sufrió en silencio durante los Juegos Olímpicos.

 Junto a ella hay al menos otras tres jugadoras capaces de decidir un duelo en un visto y uno visto. Por un lado la enorme Brittney Griner y sus 2,03 metros de altura que por primera vez pisará Würzburg y quien sabe si se atreverá a ofrecer uno de sus mates. Junto a ella, la belga Emma Meesseman (1,93) llamada a marcar una época en el baloncesto europeo y ya también americano porque ha confirmado su calidad en las Mystics de Washington. Se incorporó a Ekaterinburg a mitad de la pasada temporada y ya fue decisiva así que este año en el equipo ruso desde el primer día seguro que lo será más. En la Supercopa, apenas aterrizada, ya lo fue.

Sin Toliver, la dirección del juego del equipo ruso se la repartirán en Würzburg la eslovena Nika Baric que desde que fue elegida mejor jugadora europea joven en 2010 siguió dando pasos firmes en su carrera. Inteligente y con una mano letal, encuentra descanso en Deanna Nolan, una americana que lleva una década jugando en el equipo ruso. Ninguna otra jugadora ha 'aguantado' tanto y tan seguido en un equipo ruso.

Y junto a las 'foráneas', UMMC suma un sólido 'bloque ruso' con la veterana Olga Arteshina al frente junto a Anna Petrakova, Mariia Cherepanova y otras de las 'center' más grandes de Europa, Natalia Vieru.

Con estas armas y pese a no poder completar todavía su 'roster' con todas las estrellas, UMMC ya ha ganado la Supercopa y también cinco partidos de cinco disputados en la Liga rusa.

 Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com