Miguel Ángel Ortega había proclamado desde hace días que se podía ganar a Ekaterinburg. Lanzó el reto a su equipo y su equipo le respondió. Contento porque quiere un grupo luchador y lo tiene.

Miguel Ángel Ortega calificó la victoria de su equipo como la de un “luchador”. “Ganador a veces se es y otras las cosas no salen bien. Pero por lo menos estoy contento porque a nosotros nos tienen que ganar, no perdemos. Lo importante es que tengamos esa capacidad de lucha, de esfuerzo y de no regalar nada. Conservar nuestro talento y luchar cada balón ante cualquier equipo".

Curiosamente hasta en el rebote, donde parecía partir con clara desventaja, Avenida estuvo brillante. "Al final es fácil. Se lo he dicho a las jugadoras. Si miras la estadística y somos el últijmo equipo en rebote no se puede ganar nada. O morimos en el rebote, o nada. Hay que ser conscientes de las carencias, enfocarse en ellas y salir adelante. El baloncesto tiene muchas asignaturas y hay que aprobar todas como sea".

Sabe que tras ganar al Ekaterinburg volverá la máxima exigencia. "Claro esto es como el Éibar, que empata con el Madrid y ya le piden lo mismo ante el Barça, etcétera. A veces se puede cometer el error, y yo cometo muchos, de que ese ansia por transmitir que hay que ganar y ganar hace que nos pasemos de rosca".

Está satisfecho con el sentimiento de grupo que tiene todo su conjunto. "El equipo está trabajando muy bien y tienen ganas de hacer equipo y ese espíritu se mantiene. Sabemos que  en casa tienes que hacer un fortín para estar en la pomada, ser solventes  y luego fuera hay que ir a sacar los de rivales menos fuertes".

La defensa que pide se acerca a lo que se vio ante Ekaterinburg. "En el equiop tengo muchas aliadas. Jugadoras como Silvia, Jelena, Laura Gil, Givens... estamos consiguiendo cosas muy rápido y vamos cada vez mejor".

Olaf Lange se fue derrotado de Würzburg, según justificó porque su equipo no supo responder al nivel de agresividad defensiva que demostró Avenida y en su zona no defendió como debía.

Olaf Lange, el técnico alemán de Ekaterinburg, no ocultaba su disgusto, aunque sin dejar de felicitar al equipo local por el triunfo. "Felicidades a Avenida y Salamanca porque han jugado bien, muy agresivas y nos han sacado del partido y nosotros no estamos preparados para ese nivel de intensidad", reconoció.

Repitió varias veces que mantener un ritmo tan alto de juego como el que exigió Avenida no es sencillo con una única base (Baric). "Seguramente no hemos estado para responder y es duro afrontar con una base un partido así", señaló, aunque lo que no le gustó fue el papel de su equipo atrás. "Estoy disgustado con la defensa porque ha sido horrible".

Dijo que no le pilló por sorpresa el planteamiento del equipo de Ortega, "no, no me ha sorprendido el juego de Avenida. Sabía que presionarían en pista y eso no lo sabemos manejar bien", señaló para añadir sobre las opciones de Avenida que "hay que ver cómo responde en los partidos fuera de casa".


Teresa Sánchez
foto: De la Peña
tribunasalamanca.com