En Euroliga ser la incógnita no significa ser una 'perita en dulce'. Se trata más bien de saber cómo se adaptara un equipo a las exigencias de la competición y esa es la duda de un Hatay, próximo rival de Avenida, que ha avisado con su mejor versión ganando la Supercopa de Turquía a Fenerbahçe pero también suma ya tres derrotas, una en Euroliga y dos en su Liga.

Se le suele poner el calificativo de 'incógnita' a cualquier equipo que disputa por primera vez la Euroliga. Es el caso del turco Hatay BSB, el equipo que visita este miércoles el pabellón de Würzburg en la segunda jornada de la Euroliga. Pero ponerle ese sobrenombre a cualquier conjunto que dispute este torneo es quizás atrevido porque llegar a este torneo no está al alcance de todos. Bastaría con concluir que Hatay ocupa de alguna manera el sitio de Galatasary, al que ha desplazado a la Euroliga. Todo dicho. Si a esto le sumamos que este equipo se proclamó hace unas semanas campeón de la supercopa turca tras sorprender a Fenerbahçe, queda claro que lo de incógnita tiene poco que ver con 'perita en dulce'.

Es verdad que a Würzburg llegarán con una derrota en su casillero después de caer ante el renovado Nadezhda en casa en la primera jornada del torneo, 50-78, en un partido irregular por parte de las turcas en el que tuvieron momentos brillantes, sobre todo en el primer cuarto, con bajones significativos. Tampoco en Liga han tenido un buen arranque con dos derrotas en su haber, la última por un punto. Aun así calidad atesora y también experiencia en varias de sus jugadoras.

Destaca la rusa Marina Bas, anteriormente, Kuzina, que parte como una de las postes junto a la norteamericana Courtney Paris. La primera asume mucha responsabilidad ofensiva mientras que la segunda asegura rebote gracias a su envergadura que además no debe engañar porque se mueve bien en la zona y además tiene una visión de juego interesante.

 Ellas dos junto a Bahar Ozturk absorben mucho balón. Atención a la alero, de esas que llaman jugonas, porque depende de rachas. Es capaz de tirar a canasta desde cualquier lado e incluso se va más allá de los siete metros para intentar sus tiros de tres.

El que podríamos llamar 'núcleo duro' del equipo, porque por ahora su técnico tira lo justo de banquillo, lo completan la base australiana Natalie Hurst -que frente a Nadezdha disputó los 40 minutos-, y la internacional bielorrusa Katsiaryna Snytsina.

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com