El día de la presentación en el Ayuntamiento de Girona, el vicepresidente de la Federación Española de Baloncesto, José Montero, pronosticaba que la celebración de la Copa en Girona marcaría un "antes y un después" en la competición y en el baloncesto femenino. Unas palabras que, ya con la competición en marcha, el presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, ratificaba hablando de «punto de inflexión» y, yendo más allá, «agradecía la ambición con que Girona se ha cogido la organización de esta Copa, con soportes clave de la federación catalana y las instituciones, y los medios de comunicación volcados, y el añadido de una gran idea del Uni como es la Minicopa de la que tomamos nota ». Las palabras de los dos hombres fuertes del baloncesto FEB actual, Garbajosa y Montero, verbalizan las sensaciones muy positivas que -con la excepción de alguna parte, ni mucho menos, de la gente del entorno del Avenida- se llevó de Girona la mayoría de clubes y aficiones que participaron en la Copa y la Minicopa. «Hemos dejado el listón muy alto, ha sido la mejor Copa de la historia», explicaba ayer el presidente del Spar CITYLIFT Girona, Lorenzo Biargé, que tenía muy claro que el club gerundense había demostrado de puertas afuera tener «un gran proyecto de baloncesto, capaz de animar a la gente y que puede ser un producto muy atractivo ».

En una línea algo más moderada que la de su presidente, el director deportivo del club de Fontajau, Pere Puig, aparcaba ayer por la mañana el cansancio de unos días de mucho trabajo por hacer "un balance muy positivo de Copa a pesar del sabor amargo por la derrota ». Puig, que está implicado en el proyecto del Uni desde su gestación, tiene claro que clasificarse para la final demuestra que «el club sigue dando pasos adelante deportivamente». Y, por el otro lado, el tema organizativo y de crecimiento de club, Pere Puig valoraba el fin de semana como «algo más que pasos adelante, la Copa ha supuesto un arraigo aún más fuerte de lo que ya tenía el Uni con el territorio ». Los más de 4.200 espectadores que vieron en directo la final del domingo en Fontajau son una gran cifra, muy buena para el baloncesto femenino, pero Puig está convencido de que aún podría haber sido más alta con otro horario. «Jugando a las seis de la tarde podríamos haber tenido un problema gordo para que todos cupiera. A las ocho y media había poca niña de la que viene habitualmente en los partidos de liga ».

La idea con la que Biargé terminó la Copa, «el baloncesto femenino puede ser un producto muy atractivo», encaja bien con la filosofía que quiere implementar Jorge Garbajosa. «Lo que tenemos que hacer es lavar la ropa sucia en casa y, de cara a fuera, a la gente vender todo lo bueno que tiene el baloncesto, que es competición, deporte, diversión, familia ...», explicaba el ex jugador NBA en una entrevista el domingo en el Diario de Mallorca. «Todo el mundo debe ser consciente de que cuanto mayor sea el baloncesto, mejor para todos. Jugadores, clubes masculinos, femeninos, árbitros ... », reflexionaba Garbajosa mientras que, una vez pasada la Copa, Lorenzo Biargé dejaba muy claro que« en Girona tenemos muchas ideas para potenciar el baloncesto femenino ».

«A la federación española ahora hay nuevos aires, porque con la antigua guardia esta Copa seguro que habría ido a Salamanca», aseguraba Biargé, para quien «un primer paso sería recuperar una asociación de clubes potentes que buscara patrocinadores para la liga y un acuerdo con las televisiones ». Yendo más al detalle, Biargé apuntaba que «un primer paso» sería aumentar la liga hasta, como mínimo, dieciséis equipos, mientras que, hablando de la Copa, estos días en Girona habido mucha coincidencia, aquí los representantes del Perfumería Avenida también se desmarcaban, que el mejor formato para la competición sería con ocho equipos como ocurre, desde muchas temporadas, en el baloncesto masculino con la Copa ACB

diaridegirona.cat
Googe Translate (sin revisar)
foto: Virginia Algora - LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO