El Spar CITYLIFT descarta pedir ser el anfitrión de la competición después de que los contactos con la federación española y el Ayuntamiento de Girona le hicieran ver que «no es el momento adecuado para organizar un evento de este tipo»

La Federación Española de Baloncesto (FEB) todavía no lo ha anunciado, pero la Copa se jugará en Valladolid del 19 al 21 de enero. La renuncia del Perfumerías Avenida había abierto la puerta que el Spar CITYLIFT Girona interesara a organizar la competición, tal como ya había hecho la temporada pasada, pero el club de Fontajau no se ha terminado de decidir a dar el paso adelante de pedir que Fontajau fuera la sede tras las consultas que ha hecho en los tres últimos días tanto a la FEB como las esferas políticas gerundenses y catalanas. El propio presidente del club, Cayetano Pérez, que el miércoles había hecho personalmente los contactos con el Ayuntamiento de Girona, fue el encargado de hacer público que el Uni no se postularía oficialmente para organizar la Copa. «La Copa de la Reina 2017-2018 no se jugará en el Pabellón de Girona-Fontajau. No creemos que sea el momento indicado para organizar un evento de este tipo. Desmentimos toda información que nos sitúe como anfitriones de la competición », explicó Pérez a través de las redes sociales.

La realidad es bien sencilla. Una vez el Avenida bajó del barco a sólo dos meses de la Copa, los responsables del Spar CITYLIFT Girona pensaron que repetir por segundo año como organizadores era una buena oportunidad. Tanto desde el punto de vista deportivo como económico y social. El éxito de la edición pasada así lo corrobora, pero, cuando entre miércoles y jueves tantean la situación tanto en Madrid (FEB) como Girona (Ayuntamiento) se encuentran que la actual situación política en Cataluña levanta muchas dudas en los dos lugares . En Madrid, los dirigentes de la FEB tenían sobre la mesa una opción alternativa a la candidatura del Perfumerías Avenida: organizar la Copa en Valladolid sin que haya ningún club haciendo el papel de anfitrión. Valladolid dispone de buenas instalaciones, tuvo un equipo en la ACB muchos años, y en poco más de una hora por carretera desde Salamanca, la afición del Avenida garantiza que haya buen ambiente en el pabellón. Para la FEB no tener un equipo organizador en la Copa les comporta un poco más de trabajo y un poco menos de dinero, pero, en cambio, políticamente les es más «sencillo» dar la Copa a una ciudad cercana a Salamanca que no repetir por segundo año consecutivo en Cataluña.

Con la FEB teniendo sobre la mesa la opción de Valladolid, el Spar CITYLIFT Girona sólo hubiera salido adelante la candidatura si hubiera tenido un apoyo firme desde la plaza del Vi. Pero la alcaldesa, Marta Madrenas, tampoco ha visto muy claro volver a llevar la Copa en Fontajau.
Al Uni le tocará ir a Valladolid a intentar ganar una Copa con el ambiente en contra.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
GoogleTranslate