Veintitrés tres de abril de 2016. Hacía justo un año que el Spar CITYLIFT Girona había ganado en Fontajau lo que, hoy por hoy, sigue siendo el único gran título de la historia del club: la Liga de 2015. el equipo gerundense se volvía a encontrar ante la posibilidad de repetir título, pero, esta vez la final se había alargado hasta el tercer partido de la serie que se jugaba en un Würzburg muy caliente. Las gerundenses estaban entrenadas por el actual director general de la Uni, Xavi Fernández, que, aunque no dos meses antes, había sustituido un Miguel Ángel Ortega que en un movimiento sorprendente había fichado por el Avenida pocos días después de ser despedido de Fontajau. El duelo entre Fernández y Ortega (o también el duelo entre un Uni muy desgastado físicamente y con sólo siete jugadoras contra un Avenida que aún no tenía la plantilla confeccionada al gusto del técnico catalán) terminó con una ajustada victoria castellana. Aunque no poder contar con Ify Ibekwe, su jugadora más desequilibrante, y habiendo perdido una rotación interior por la lesión de Pikciute, el Uni rozó la victoria en ese tercer partido. Al final 60-57 con un triple y dos tiros libres fallados, respectivamente, por Jordana y Givens en los últimos segundos que podrían haber decantado la balanza hacia el lado gerundense en caso de haber entrado.

El Uni había luchado contra las adversidades para intentar repetir título y acabó muriendo cerca de la playa después de nadar, pero, sin saber que habría pasado a la final de 2016 si Ibekwe hubiera podido jugar, sí es evidente que aquel título de liga significó un gran impulso para el Perfumerías Avenida. Los responsables del club castellano vieron que podían apostar por Ortega y, desde entonces, el técnico catalán no les ha fallado ganando todos los títulos posibles en el baloncesto español: dos ligas y dos copas, además de las dos supercopas. Y contra quién lo ha hecho? Siempre contra Girona. El Spar CITYLIFT Girona ha sido subcampeón de las dos últimas ligas y de las dos últimas copas perdiendo cuatro finales consecutivas contra un Avenida que, avalado por un presupuesto muy por encima del resto de equipos (incluido el Uni que gasta alrededor de una tercera parte de lo que invierte la Avenida para pagar las respectivas plantillas), domina a placer el baloncesto femenino estatal. Tras la liga de 2016, llegaron las dos finales de la temporada pasada ya con Eric Surís en el banquillo gerundense - la Copa de Fontajau que desequilibró Silvia Domínguez en el tercer cuarto; y la liga, ganada también en el tercer partido de la serie, en la despedida de Noe Jordana - y, finalmente, la Copa de anteayer en Zaragoza.

Domingo, después de la final, Eric Surís avisaba que «no podemos hacer un drama para perder finales contra el Avenida» y argumentaba recordando el potencial del conjunto de Salamanca: «Avenida es un equipo con una capacidad física y un talento cerca de canasta diferencial respecto a los otros equipos, por eso es líder de la liga y está compitiendo muy bien en la Euroliga ». Una línea de pensamiento que ayer, con la derrota ya más analizada por el paso de las horas, también usaba el director deportivo del Spar CITYLIFT Girona, Pere Puig. «Tenemos que ser muy conscientes de la realidad, los presupuestos son los que son y condicionan lo que pasa en pista», explicaba ayer Puig que valoraba el buen baloncesto que ha hecho el equipo que entrena Surís y veía un mérito llegar hasta las finales y competir contra Avenida: «Hemos competido bien, pero perdió las finales contra el Avenida entre dentro de la lógica presupuestaria».

Perfumerías Avenida domina con autoridad el baloncesto femenino desde el derrumbamiento del Ros Casares. La marcha de Rivas del baloncesto profesional también le facilitó las cosas a un equipo que, tras dos tropiezos en el tramo final de la etapa de Alberto Miranda en el banquillo (la liga perdida con el Uni en 2015 y la Copa de la temporada siguiente en San Sebastián contra un Conquero donde había Rosó Buch y Haley Peters), encontró el camino de la mano de MIguel Ángel Ortega a partir del título de liga contra el Uni que entrenaba Xavi Fernández.

Aquel Avenida del 2016 todavía no era un equipo fiable como la actual. Ganó el título sufriendo mucho contra un Uni que jugó la final con siete piezas. El cinco inicial: Jordana, Givens, Knezevic, Spanou y Coulibaly; y sólo dos cambios: Lucas y Vita Kuktiene que se retiró del baloncesto ese día. Pero, la Avenida se llevó el título de liga y Jorge Recio, presidente y principal patrocinador del club, se repuso de la decepción de haber dejado escapar dos títulos. Recio apostó por Ortega y le dio dinero para tener una plantilla larga y con todo lo físico que le gusta al técnico del Hospitalet. Avenida fichó Givens y Elonu, mantuvo Silvia Domínguez y, hasta esta temporada, Alana Beard y le ha ido llevando pivotes y más pivotes. Interiores de talento como el año pasado Milovanovic y este año Robinson, y también con muy físico como Erika de Souza, Nicholls, Laura Gil ... «Tienen mucha capacidad física cerca de la canasta, pueden empezar con dos pivotes muy intensas como las dos Laura (Gil y Nicholls) para luego sacar dos pivotes de primer nivel Euroliga como Robinson y Erika; si además añades Elonu jugando al tres no lo puedes parar ... », argumentó en público más de una vez Eric Surís en los días posteriores a las dos últimas derrotas de su equipo contra Avenida en liga y en la final de Copa.

Una plantilla muy física que el Uni no podría pagar, por capacidad, y que, de hecho, tampoco ha intentado hacer por filosofía. A Fontajau han preferido seguir confiando en jugadoras del perfil de Rosó Buch, Nicole Romeo, Mendy, Conde y, incluso, Shante Evans, capaces de hacer un baloncesto rápido y alegre que gusta en Girona. Nadia Colhado, complicado que el Uni tenga dinero para mantenerla más de un año; o Nuria Martínez, con mejor físico que Jordana, sí son dos jugadoras capaces de dar más respuesta física. Pero, en general, el equipo está más diseñado para jugar bien al baloncesto que para competir en el baloncesto de mucha defensa y pocos puntos que, a menudo, es habitual en la Avenida que dirige Miguel Ángel Ortega. «Hicimos una plantilla larga, que estuviera capacitada para afrontar competición europea, pero sobre todo con jugadoras para hacer un baloncesto que guste a la gente. Creo que el equipo lo está haciendo y si, encima, puede llegar a diputar las finales por los títulos contra Avenida pues aún mejor », sentencia Pere Puig

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO