Desde Zaragoza nos llega la vivencia en primera persona de una persona que el pasado fin de semana asistió a la Copa de la Reina de Zaragoza

¿Cómo estan ustedes?
Yo todavía estoy en una nube, después de haber vivido este pasado fin de semana La Copa de la Reina de baloncesto femenino, en Zaragoza.

Aunque es verdad que llegas a cansarte del maratón deportivo que dura tres días, disfrutas mucho de un deporte que te gusta y si encima, estás bien acompañado, todo se lleva mejor. Como se suele decir: sarna con gusto no pica.

Desde que me enteré de que esta competición se jugaría en Zaragoza, mi ciudad, he de decir que los nervios no me han dejado dormir (Bueno: esto no es cierto. Es una forma de hablar. Sí he dormido. Si no, ahora tendría un cuerpo jotero que no desentonaría en un capítulo de "The walking dead"). Así que en cuanto pusieron a la venta los abonos, ahí que estaba para hacerme con uno.

Llegó el día. Acudí con ganas el viernes al Pabellón Principe Felipe. El primer partido enfrentaba a Star Center Uni Ferrol y a IDK Guipuzcoa. Poco a poco se iban llenando las gradas de público. Aunque el grueso de espectadores, llegaría en el siguiente partido.

Empezó el partido. Se auguraba un encuentro igualado. Y así fue en un primer momento. Pero las guipuzcoanas, metieron una marcha más y poco a poco se despegaban del equipo gallego, que estaba un poco fallón en defensa y espesito en ataque. Con una ventaja favorable en torno a los 15 puntos para las vascas, se acercaba el final del tiempo de juego y todo indicaba que ya se había vendido todo el pescao. En efecto, acabó ganando el IDK Guipuzcoa por 61 a 79. Partidazo de Rachel Vanderwal por Ferrol y de Weaver en IDK. Esperaba un poquitín más de la internacional Bea Sánchez y me quedé con las ganas de algún triple de Cabrera. Pero no todos los días es navidad. Estuvo bien. Entretenido.

Tocaba esperar a la siguiente eliminatoria, que enfrentaría a dos equipos nuevos en esta competición: Snatt's Femení Sant Adriá y Mann Filter. La tarde avanzaba y tenía tanta hambre, que me  hubiera comido una vaca. Pero me tuve que conformar con unas gominolas que me dio una amiga. Qué ácidas estaban, por cierto!

Las gradas empezaban a coger color. Verde y amarillo por un lado y lila por el otro. Las dos aficiones, de 10. Como debe ser.

Tenía muchas ganas de ver este partido. Aunque con miedo para mis intereses. Quería  la victoria para mi Mann Filter y sabía que el Sant Adriá no lo iba a poner fácil. Ya ganó el cuadro catalán en tierras aragonesas en el partido de liga.

Qué comienzo de partido! Las catalanas apretando fuerte y las aragonesas aguantando el tirón. Ninguno se despegaba en el marcador, si bien erá el Sant Adriá el que llevaba la ventaja la mayor parte del tiempo. Sería en el final del segundo cuarto, cuando un triplazo de Irene Lahuerta daba la vuelta al marcador y llevaba a Mann Filter al descanso con una ventaja mínima de un punto.

En la segunda parte, St Adriá volvía a dar un estirón aprovechando una mala racha anotadora de Mann Filter y volvia a mandar en el marcador. Pero casí terminando el tercer cuarto, las de Zaragoza daban un puñetazo sobre la mesa y reaccionaban de nuevo cerrando el cuarto con ventaja a favor. En los últimos 10 minutos Mann Filter no bajaba el ritmo y, a pesar del partidazo de las catalanas, finiquitaban el pase a semifinales ganando por 62 a 73. La afición enloquecía y por qué no, todos soñaban (soñábamos) con el pase a la final. Gran partido de los dos equipos, pero me quedo con Riley por Sant Adriá y por Mann Filter con Tamara Abalde y Gaby Ocete que, tras pasar por el banquillo cojeando, saltó a la pista cual Ave Fenix renacida de sus cenizas multiplicando su rendimienbto por mil .

El partido acabó tarde. Me fui a cenar de tapeo por "El Tubo" y luego a casa. Un pis y a la cama. Que el sábado tocaban las semis.

Me desperté pronto. Para evitar pasar hambre como el día anterior, desayuné un zumito, café con leche y una tostada con un chorrito de aceite virgen extra y me marché hacia el pabellón. Ya se notaba más ambiente en la calle, pues la numerosa afición de Perfumerías, estaba en los alrededores del Principe Felipe.

Primera semifinal: Perfumerías Avenida - IDK Guipuzcoa. El partido comenzaba igualado. Las vascas querían sorprender y a base de coraje, mantenían a raya al vigente campeón. Hasta que apereció Givens en escena y empezó a tirar del equipo charro. Pronto el Perfu se recomponía y ajustaba su defensa para poner las cosas difíciles al IDK, llegando a tener unba ventaja de 17 puntos sobre el conjunto donostiarra. En la segunda parte, las de Azu Muguruza, rebajaban la diferencia, pero el arreón final de Elonu hacía que el partido se lo llevase el cuadro castellano. Al final 58 a 48. Toch Sarr me pareció la mejor de IDK Guipuzcoa. Por parte de Perfumerías Avenida, Elonu muy bien en el último cuarto y gran dirección de Silvia Domínguez.

Tocaba ir a comer algo rapidito y volver al pabellón para ver el siguiente partido.

Segunda semifinal: Spar CityLift Girona - Mann Filter. Las gradas ya cogían color. La gente de Zaragoza, ilusionada con un díficil partido. Desde los primeros momentos, Girona tomaba el mando en el marcador. Con un 6 a 0 de inicio, mostraba al contrario que no sería un encuentro fácil. Aún así, las mañas no perdían el compás y continuaban plantando cara. La debacle para en equipo zaragozano, llegaba en un tercer cuarto en el que el Girona rompía el encuentro, llegando a mandar hasta de 25 puntos. En el último cuarto, Mann Filter sacaba su orgullo y, a pesar de la ventaja desfavorable, no bajaba los brazos.  Las catalanas, conscientes del colchón de puntos a su favor, se limitaban a mantener el resultado. Final 80 a 60. Bien Nadia Colhado por Uni Girona. Y un notable alto a todo el equipo de Mann Filter que nos hizo soñar. Mención especial a Tuukkanen, que jugó su último encuentro con Mann Filter (Por ahora, como ella mismo dijo. Nadie sabe qué nos deparará el futuro. A excepción de Rappel, Aramis y demás fauna parecida)

Tras las dos semifinales, me quedó claro que el sistema de competición de esta Copa, favorece a los que no juegan el viernes. Tanto IDK Guipuzcoa como Mann Filter, acusaron en las semifinales el cansancio acumulado del día anterior. Prefiero la Copa con 6 equipos a la de 4, es evidente. Pero me gustaría una Copa de 8 equipos como antaño.

La final: Perfumjerías Avenida - Spar CityLift Girona. Se encontraban de nuevo en la final estos dos equipos. Repitiendo así la final del año pasado. Ambos salían a pista con hambre de victoria y ofrecián al público asistente un partidazo que comenzó igualado, con ambos bandos muy acertados en ataque. Hasta que en Avenida cogen las riendas Asurmendi y Domínguez y llevan a su equipo a abrir una pequeña brecha en el tercer cuarto. Ventaja que el Girona no podría recuperar a pesar del empeño de Martínez y Buch. Final del partido 76 a 62 para Perfumerías Avenida, que se alzaba con el título de la Copa de la Reina por séptima vez. Robinson ganó el título de MVP.

Ahora, a esperar al año que viene para disfrutar de nuevo de la competición más bonita del baloncesto femenino español. Mientras, nos entretendremos con la Liga y con el mundial en verano.

 


Emilio Aragón (para LOKOS)
fotos: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO