Hay algunas personas que piensan que la vida se compone de pequeños capítulos, sea así o no, tomo la frase para elaborar una serie de capítulos sobre lo visto y vivido durante estos cuatro días en Gasteiz.


Aterricé en la ciudad el jueves por la mañana, un breve paseo bastó para darse cuenta de la implicación de la ciudad con la copa, escaparates, fachadas y personas con los colores de Araski y o publicitando el evento. Vitoria y baloncesto son dos palabras indisolubles y ya había ganas de que empezara a volar el balón.
Mendizorroza es un sitio idóneo para una copa de la reina, buenas instalaciones, antiguas pero perfectamente válidas, ubicación no muy alejada del centro de la ciudad, mucho espacio para aparcar y un aforo suficiente. Algunos pensarán que las cerca de 3.000 personas que entran se quedaron cortas el día de la final, pero pasa en todas las competiciones, las finales siempre demandan aforos mas grandes, ¿Que con 1.000 mas se hubiera llenado igual? Si, pero hay que pensar en la competición en global y el resto de días no había tanta demanda, desde ese punto de vista, perfecto.

Llegué al puesto que me habían asignado y la casualidad quiso que compartiera espacio con Fran Cortés, al que no conocía en persona, de “enCancha”  y que días antes había contactado conmigo para un artículo de la web en la que escribe. Desde aquí le mando un abrazo y le digo que fue un auténtico placer escucharle y aprender un poco mas de este bendito deporte.

En el primer partido sorprendió un poco la ausencia de Núria Martínez del quinteto titular, luego supimos que arrastraba unas molestias en el cuello-hombro, algo parecido a una tortícolis, pudimos ver a Oma con la clara misión de parar a Pina y un primer cuarto lleno de imprecisiones.
El partido fue muy duro y de anotación baja, a veces daba la sensación de que Girona no podía con una imperial Tirera en la pintura, pero las pequeñas ventajas que conseguía Valencia eran bien respondidas por un Girona que logró una trabajada victoria que no se resolvió casi hasta el último segundo, cuando a falta de poco Anna Gómez tuvo en su mano lo que parecía una bandeja fácil que hubiera forzado la prórroga y el balón no entró.

En el segundo partido entraban en escena las anfitrionas, Araski, y el comienzo no pudo ser mejor para las de Made Urieta, si Cadí La Seu pensaba que a las locales les iba a pasar factura los nervios del inicio la realidad les dio un soberano sopapo, 7/10 en triples y una máxima ventaja de 17 puntos ¿Quién dijo miedo? Aunque poco a poco las de Bernat Canut se fueron rehaciendo y lograron minimizar daños llegando al descanso 9 abajo.
El tercer cuarto fue demoledor y casi definitivo para las gasteiztarras porque solo lograron 5 puntos, se les agotó la puntería desde el perímetro y tampoco lograban sacar mucha ventaja desde el interior, del resto se encargó Vilaró, siempre Vilaró, una jugadora total, superlativa, digna de una secuela de Space Jam, para acabar de enterrar las ilusiones de la parroquia local y lograr la clasificación para semifinales.    (Continuará...)

 

JOSEMARI SIERRA
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (DONOSTIA)