El ascenso del CITYLIFT en Liga Femenina 2 se hará efectivo, pero el GEiEG y el Uni deben definir cómo afrontan el salto a la nueva categoría

 

El GEiEG y el Uni Girona mantienen conversaciones desde ayer para ligar las condiciones con que competirá el CITYLIFT el curso que viene en la segunda categoría del baloncesto femenino estatal una vez alcanzado el ascenso el fin de semana pasado en Viladecans, a la pista del campeón de la copa Cataluña femenina y gran aspirante a la plaza que había en juego.

"Antes de la fase ya habíamos hablado que en caso de subir los dos clubes estaríamos interesados", reconoce Carlos Surís, coordinador de la sección de baloncesto en el GEiEG, que pone de manifiesto que la entidad grupista se comprometía a asumir el ascenso si llegaba por la vía deportiva, en consonancia con la filosofía de la entidad, que celebra el curso que viene el centenario.

El Uni también manifestó su compromiso a continuar aportando su infraestructura, más profesional, a un proyecto compartido nacido hace cuatro años. Y, alcanzado el acens, esta semana se inician las conversaciones para definir el proyecto. "La idea es salir", dice Surís, que confía en Juan Pablo Torralba, el técnico del ascenso. "El entrenador ha hecho una labor muy buena y debe seguir con el proyecto. Y con las jugadoras nos tenemos que sentar y hablar, ver cuántas podrían continuar, con otro tipo de entrenamiento y exigencia ", dice el padre del técnico campeón de la última Liga Femenina.

"Las chicas se lo han ganado y en principio son las que deberían seguir", dice Carles Surís. El Spar CITYLIFT puede tener cinco vinculadas, si son sub-22. Julia Soler y Laia Moya son las dos principales candidatas

lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)