Se cumplen cinco semanas del ascenso del Unicaja a la Liga Femenina 2. Un momento señalado en la corta historia de la sección femenina del club, que firma hitos rápidamente, como el título nacional infantil en 2018. Era un ascenso esperado, pero en el seno de la entidad se le dio valor, no fue sencillo arrasar durante el año y después encontrarse a rivales de nivel superior.

 

No hay prisa en la planificación, la temporada comenzará el 5 de octubre, así que el trabajo empezará a finales de agosto. Seguirá al mando en el banquillo Lorena Aranda y la idea es mantener un esqueleto de la plantilla que consiguió el ascenso, pero toca añadir algunas piezas. Habrá algunos cambios metodológicos, como pasar a entrenar por las mañanas para acercarse a una rutina más profesional. Durante la temporada pasada se trabajaba en la última sesión en Los Guindos y había días en los que se acababa casi a las 11 de la noche. A algunas jugadoras, varias son estudiantes, le tocará cambiar hábitos y clases y ello puede condicionan alguna continuidad. Los partidos se seguirán jugando en Los Guindos aunque no se descarta alguna incursión en algún partido señalado en el Carpena.

En cuanto a la plantilla, Gema García seguirá como el cerebro del equipo y, a su lado, la prometedora Paula Tello. Queda saber el papel de Marta Ortega en el plantel, que tiene muchas opciones de continuar. Habrá que reforzar los puestos de escolta y alero. Se trabaja en la renovación de la americana Angel Robinson, que causó una grata impresión, deportiva y personal, en su primera estancia en Málaga. Fue determinante en el ascenso. También puede seguir Noelia Masiá en el perímetro. La canterana Irene Viruel no continuará.

Vero Matoso y Claudia Alonso, ambas con experiencia en la Liga Femenina 2, formarán parte de la batería interior. Llegará desde Alhaurín de la Torre, como informó La Opinión esta semana, la veterana malagueña Lorena Liñán, que tuvo experiencia esta campaña pasada en la categoría y que rindió a notable nivel. El equipo alhaurino, que estará dirigido por Francis Tomé, contará con los descartes cajistas, casos de Velasco, Garrido y Gómez. Puede unirse alguna jugadora más de las que están dudosas.

Es una situación nueva en el Unicaja. Los gastos crecen, federativos y de sueldos, en Liga Femenina 2 y se produce un desembarco en un mercado en el que no hay un conocimiento profundo.

J.M. Noguera
foto: Marilú Báez
malagahoy.es