El Celta Zorka Recalvi acabó con los fantasmas en un campo histórico como el Pez Volador. Y lo hizo tal y como nos tenía acostumbrados, con sufrimiento pero siempre por delante en el marcador.

 

Las viguesas llegaban a Madrid dispuestas a recuperar sensaciones, por lo que salieron al campo muy centradas, anotando la primera canasta del partido, y poniendose por delante en el marcador hasta el final del encuentro.

Pero a pesar del resultado final, las viguesas tuvieron que trabajar duro ya que fue complicado mantener durante todo el encuentro un alto nivel de juego. Cantero, además, tenía que dosificar a Edeferioka tras el episodio de la semana pasada y las pruebas a las que fue sometida en los últimos días, pero a pesar de ello el cuadro vigués dominaba con relativa claridad el juego interior, permitiendo que las madrileñas no dispusieran de segundas opciones de tiro.

Le costaba al equipo entrenado por Cristina Cantero, estirarse en el marcador, ya que cada vez que lograban tres o cuatro puntos, las madrileas reaccionaban y se acercaban en el marcador.Destacar la gran actuación de Celia García, que acabó el encuentro con diecisiete puntos y cinco rebotes, con los que al final fue la MVP del partido.

En el segundo cuarto la tónica se mantuvo como en los primeros diez minutos de juego. Las viguesas siempre fueron por delante en el marcador, y en esta ocasión ya conseguían tener hasta ocho puntos de ventaja, pero en el momento clave permitían que las madrileñas reaccionaran y se volvieran a meter en el partido, llegandose al final del primer tiempo con ventaja viguesa por cinco puntos, 34-39.

El paso por el vestuario le vino bien al equipo entrenado por Cristina Cantero, que con un parcial de 4-10 abría una brecha en el marcador que sería muy importante en el desarrollo del encuentro. Las madrileñas quisieron volver a meterse en el partido y se pusieron a nueve puntos, pero una canasta de Elo y otra de Ainhoa obligaron al entrenador madrileño a solicitar un tiempo muerto.

Poco cambiaron las cosas hasta el final del cuarto, que finalizó con ventaja viguesa por nueve puntos, 51-60. Mejoró el Celta Zorka Recalvi en defensa en los diez minutos finales del partido. Celia comenzó bien el cuarto con dos canastas que ponían a las viguesas con diecisiete puntos de ventaja, con lo que las cosas estaban poco menos que sentenciadas y lo único que había que hacer hasta el final del cuarto era administrar la ventaja que mantenían en el marcador.

Eso fue lo que hicieron las viguesas, que administraron a la perfección la diferencia y el tiempo que restaba en el marcador, hasta que sonó la bocina final.

La próxima jornada llega con cambios para el Celta Zorka Recalvi, pues en lugar de jugar el sábado, como es habitual, lo hará el viernes 6 de diciembre, a las 13 horas, en el pabellón de Navia.

De esta manera el equipo tendrá más descanso, ya que el jueves de la semana siguiente tendrán que viajar para disputar el partido pendiente que tienen ante el Alcobendas, aplazado en su día por los compromisos internacionales de dos jugadoras del cuadro vigués, Elo y Tulonen.

Un partido importante, el de Alcobendas, pues los dos equipos están igualado en las clasificación a victorias.

farodevigo.es