almeriaNo pudo ser la pasada jornada frente a un rival directo como Picken Claret, pero en esta el Syngenta CB Almería sí ha dado un paso de gran importancia en sus aspiraciones de permanencia en la Liga Femenina-2 al imponerse a uno de los equipos de la zona alta de la tabla, el UCAM Jairis. La fuerte presión defensiva de las almerienses y su dominio en el rebote, sobre todo de ataque, fueron determinantes en la victoria obtenida este domingo en casa.

Y es que las rojillas, con Tajay Ashmeade dominando los tableros (es la mejor reboteadora del campeonato con 13 rechaces por partido) y la enorme colaboración de Lillian Chukwueze (sexta en este apartado, con 8 de media, pese a su posición de escolta), son el tercer equipo que mejor rebotea de la categoría, con 36.1 capturas por partido, pero es que enfrente tenía a un UCAM Jairis que es el líder de esta faceta, con 37.7. Sin embargo, los 22 rebotes ofensivos del Syngenta CB Almería (más rebotes de ataque que en defensa), con 8 de Chukwueze y 6 de Ashmeade (las dos mejores de la liga) fueron un factor determinante, como también lo fue el dejar en 59 puntos a un equipo que suele anotar cerca de 70 y la notable reducción del número de balones perdidos, con solo 8.

Para Pilar López Alcoba, se trata de “una victoria muy importante”, en la que “ya tocaba que fuéramos nosotras quien diéramos un golpe en la mesa y ganáramos un partido donde se suponía que éramos el rival inferior”. Para la entrenadora almeriense, “hemos trabajado toda la semana el tema defensivo, intentar anticiparnos a sus sistemas, y con la baja de Isa Latorre intentábamos que no jugaran cómodas, creo que lo hemos conseguido”, destacando también la “diferencia” en el rebote ofensivo, aunque “quizás nos falta sacar más ventaja de esa diferencia”.

UCAM Jairis es “un rival que siempre nos ha ganado, al que teníamos muchas ganas”, y “obviamente, nos tiene que dar un empujón hacia arriba para ver si podemos cerrar cuanto antes la permanencia”, si bien “sabemos que queda mucha liga, los de abajo están ganando partidos a los de arriba y toca seguir trabajando hasta el último partido de abril”.

Por su parte, la jugadora rojilla Inma Hernández comentaba tras el partido que “desde el principio hemos defendido muy bien, estando muy intensas y agresivas atrás, llegando al dos contra uno y controlando el bloqueo del rebote defensivo y también el rebote ofensivo, donde hemos sido superiores y nos ha permitido tener segundas oportunidades en ataque”.

Las almerienses dominaron el marcador en todo momento, aunque sí que “después de la cuarta falta personal de Alicia ellas se han aprovechado para ponerse muy cerca, a dos puntos”, pero “hemos tenido la confianza de poder seguir, la cabeza fría y las ganas y la actitud para llevarnos el partido”.

UCAM JAIRIS

Víctor Verdú, entrenador del UCAM Jairis, veía determinante la diferencia en el rebote ofensivo. “Al descanso era sorprendente una diferencia tan abultada, Almería llevaba 14 rebotes ofensivos al descanso y han sido 22 al final, es tremendo”. Para el técnico del equipo murciano, “hemos empezado frías y fuera del partido y a los pocos minutos Isabel Pérez  ha tenido molestias y eso ha podido afectar a la mentalidad del equipo en cuanto a afrontar un partido que sabíamos que iba a ser duro y complicado y que se iba a decidir al final”.

Las murcianas mejoraron en la segunda parte, pero les faltó, a juicio de Verdú, “calma y cabeza al final, hemos hecho un esfuerzo enorme en la segunda parte, pero no teníamos más recambios; hemos tirado de orgullo y casta y estoy orgulloso del trabajo del equipo, aunque hemos llegado exhaustas al final”. El entrenador del UCAM quiso felicitar “a Almería, como vecinos y como clubes amigos; personalmente me alegro de que les dé cierta tranquilidad para afrontar lo que queda de temporada, queda mucho pero prácticamente lo tienen hecho; nos alegramos mucho por su situación, pero no tanto por la nuestra, aunque no vamos a renunciar a seguir trabajando duro para estar arriba”.

Mavi Sánchez, una de las jugadoras destacadas en el cuadro murciano, también destacaba que “han estado muy fuertes atrás y han sido muy superiores en el rebote; eso ha sido lo que ha marcado la diferencia y por eso se han llevado el partido”. Pese al intento de remontada, “nos han faltado detallitos; una ayuda que no llega, un balón que se escurre o una canasta que da una vuelta al aro, pero lo fundamental ha sido la fortaleza de Almería atrás, en defensa y su superioridad en el rebote”.

CB ALMERÍA