untitled 10La perseverancia de las vilagarcianas le da el triunfo ante el Celta Zorka en la prórroga.

El Kemegal Cortegada completó un ejercicio de fe en el derbi por excelencia del baloncesto femenino autonómico. Ni cuando la ventaja del Celta Zorka se instaló en los catorce puntos (33-47) el equipo de Rubén Domínguez bajó los brazos en un trabajo de perseverancia en el baloncesto que las ha situado a las puertas de volver a disfrutar de una fase de ascenso a Liga Femenina.

Los primeros compases fueron un intercambio de golpes en toda regla. Las locales se fueron con ventaja al término del primer cuarto gracias a un 7-0 de parcial que se prolongó hasta una ventaja máxima de seis puntos (20-14). Fue entonces cuando Cecilia Okoye se puso al mando de las operaciones. Su desequilibrio en las acciones de uno contra uno dieron la vuelta a la dinámica y las buenas sensaciones cambiaron de bando. Las faltas de Vandell Andrade también dejaron a las locales sin uno de sus referentes durante mucho tiempo en una primera mitad que acabó con 31-40.

Aún se torcerían más las cosas para las locales en el arranque de la segunda parte. Sin conseguir entrar en juego ofensivamente, en buena parte merced a su desacierto en el tiro exterior, lograron reaccionar cuando más difícil parecía a base de deseo y buena defensa. Tocó labor de hormiguita para ir recortando la desventaja muy poco a poco ante un equipo de Cristina Cantero que parecía haber entregado la cuchara en lo que control de partido se refiere.

La mayor ambición del Cortegada se reflejó en un dato muy concreto, sus 18 rebotes en solo el último cuarto. Ese factor fue fundamental en remontada que se culminó a poco más de dos minutos de la conclusión tras un 13-0 de parcial (60-59). El Celta había quedado herido y las locales desperdiciaron una última posesión para evitar la prórroga, pero el tiro de Sara Gómez no entró.

La inercia ya no se detuvo. El atenazamiento era generalizado, pero un triple de Belén Mejías a falta de 21 segundos -el segundo de todo el equipo en el partido tras 19 intentos- estableció el 72-68 que ya nadie podría alterar para alegría de la parroquia vilagarciana.

Diego Doval | vilagarcía

Foto: Noé Parga

www.farodevigo.es