Patatas Hijolusa ya tiene su fichaje estrella para la nueva temporada en la que el club tratará de volver a pelear por el ascenso a Liga Femenina. Natalia López vuelve a casa.

La jugadora leonesa, santo y seña del club desde que empezó a jugar en el equipo de minibásket del Aros, fue creciendo en el club y jugando en las selecciones españolas de formación antes de irse a Madrid a completar sus estudios y fichar por el Estudiantes con el que festejó el ascenso en el Palacio de Deportes de León.

El fichaje de Natalia López, más allá de lo que puede dar sobre la cancha, aportando su experiencia en un equipo en la que con sus 24 años recién cumplido será la ‘veterana’, es muy importante por ser el espejo en el que se miran las niñas que se forman en los equipos del club como explica la entrenadora del Patatas Hijolusa, Moses: “Para el club es muy importante la vuelta de Natalia porque es una jugadora referente dentro de la cantera. Las niñas la admiran y para mí, sin duda, es especial porque es una de las jugadoras con más talento que hemos formado y que quiera volver con nosotros es una gran noticia. Además no va a ser sólo una jugadora más ya que va a formar parte del cuerpo técnico de los equipos de las categorías inferiores”.

La jugadora, que ya tiene ganas de empezar a trabajar en un inicio de la pretemporada que no tardará en dar los primeros pasos, reconoce estar con unas ganas enormes de volver a vestir la camiseta del Patatas Hijolusa. “Tengo muchas ganas de volver. He estado dos años muy a gusto en Madrid y en el Estudiantes, pero en la fase de ascenso, cuando volví a jugar en León me di cuenta de lo mucho que lo echaba de menos y me apetece volver”, apunta la escolta leonesa que tratará de echar una mano al equipo para que pueda vivir la emoción que supuso para ella el ascenso del pasado mes de abril. “Ojalá que pueda volver a festejar un ascenso y que sea con el club en el que empecé y si fuera en León ya sería lo máximo. Ojalá sea posible”, afirma Natalia López.

Seguir siendo un ejemplo por su comportamiento dentro y fuera de la cancha para las niñas que empiezan en el club es una responsabilidad que a Natalia le gusta. “Todas las que estamos en el equipo de arriba somos el referente para las niñas de los equipos de base, pero es verdad que siempre que puedo me gusta estar en el campus de verano y compartir ese tiempo con todas ellas, así que ojalá pueda hacerlo bien para que estén orgullosa”.

A la hora de definir a la Natalia de 2017 y compararla con la que se fue del Aros en 2015, la jugadora cree que vuelve “más madura, con muchas ganas de demostrar lo que he aprendido y en lo que he mejorado en estos dos años y, sobre todo, con ganas de volver a disfrutar y de volver a hacer disfrutar a toda la ‘Familia Aros’”. Moses también confirma las palabras de la jugadora. “Vuelve una Natalia más madura, con ganas de seguir creciendo y aportar al equipo todo ese sentimiento Aros que lleva dentro.  Sin duda es el gran fichaje de la temporada”, concluye su entrenadora.

CB AROS
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO