Campus Promete LF2 contará una temporada más en su plantilla con la alero Laura Arroyo, que se incorporó al equipo la pasada campaña procedente del IDK Gipuzkoa de Liga Femenina 1.
Como ya demostró a la afición riojana, Arroyo es una jugadora muy completa que destaca por su polivalencia de cara a las posiciones exteriores, desde las que se convierte en una constante amenaza por su velocidad, su físico y su buen lanzamiento desde media y larga distancia.
Así, tras una rápida adaptación al equipo, la donostiarra (26 años y 1,80 m) se convirtió en la jugadora más destacada del equipo, en el que logró una media de 12,5 puntos y 13,2 de valoración en 33,1 minutos por partido.
A estos números hay que añadir sus gran cualidad defensiva y reboteadora, donde gracias a su lectura del juego y a su buena colocación en la pista logró capturar 210 rebotes en la temporada (8,8 por encuentro), que la convirtieron en la 7ª máxima reboteadora del grupo B de Liga Femenina 2.
Unas cifras que le sirvieron para ser convocada en 11 ocasiones por el equipo de Liga Femenina 1, así como para formar parte de sus sesiones de entrenamiento, demostrando la viabilidad y rendimiento del modelo de gestión dinámica de plantillas, marca de la casa, como estrategia de formación de jugadoras en el tránsito hacia la élite.


“La primera temporada en el Campus Promete LF2 fue muy especial para mí, porque logramos desplegar un gran baloncesto en el año de nuestro debut en la categoría. Además, tuve la oportunidad de entrenar y competir junto al primer equipo, lo que me ha permitido seguir creciendo a la vez que sentirme una jugadora activa y útil para el club. Estoy muy feliz por continuar en este club, que cuenta con una estructura privilegiada en el baloncesto femenino nacional y una gran cantera, lo que garantiza un gran futuro para las próximas temporadas”, señala Arroyo.
“Laura no sólo ha sido clave en el buen debut del Campus Promete LF2 en la categoría, logrando la permanencia con solvencia y desarrollando un juego alegre y vistoso, sino que también ha sido una referencia muy positiva para sus compañeras gracias a su experiencia en Liga Femenina 1 y su calidad humana en el vestuario”, señala Txisko Sáinz, gerente del Club Deportivo Promete.

Experiencia en LF1, LF2 y en las categorías inferiores de la Selección Española
La trayectoria de Laura Arroyo comenzó en el Bera-Bera de su ciudad natal, San Sebastián, con el que jugó hasta su segundo año de Junior para, posteriormente, debutar en Primera División Nacional Femenina.
En la temporada 2009/10 fichó por el Universidad del País Vasco-UPV (hoy IDK Gipuzkoa), con el que debutó en Liga Femenina 2 y se clasificó en segunda posición del grupo B de la fase regular. La siguiente campaña, con más peso y responsabilidad en el equipo, el conjunto guipuzcoano cerró la liga regular como campeón y fue finalista de la Liga Femenina 2.
En la temporada 2012/13 Arroyo se unió a las filas del Hondarribia-Irún para dar el salto a Liga Femenina 1, categoría en la que continuó a partir de la 2013/14 de la mano del IDK Gipuzkoa.
La alero donostiarra también cuenta con experiencia en las categorías de formación de la Selección Española, donde llegó en el verano de 2007 para formar parte del combinado nacional U16, con el que consiguió la mellada de plata en el Campeonato de Europa de Skopje (Macedonia). Gracias a su proyección y talento, Laura fue convocada por la selección nacional U20, con la que logró la medalla de oro en el Campeonato de Europa de 2011 celebrado en Serbia.

DIANA VICTORIANO
CAMPUS PROMETE