Carla Escuert 1Destaca por su juventud y experiencia, tras competir en Liga Femenina 1 las últimas dos temporadas con el Cadí La Seu. Altura y calidad en el juego interior, señas de identidad de la pívot catalana.

El Campus Promete LF2 incorpora a su plantilla a la pívot catalana Carla Escuert, que firma por una temporada. Se trata de una jugadora interior con gran proyección y que, a pesar de su juventud (21 años), cuenta ya con notable experiencia en las dos máximas categorías del baloncesto femenino nacional, tras competir las dos últimas temporadas en el Cadí La Seu de Liga Femenina 1. Su lectura de juego y buen posicionamiento en la zona, unidos a su envergadura (1,90 m de estatura) y capacidad de intimidación, la convierten en una jugadora clave en la pintura.

La 2014/15 fue su última temporada en Liga Femenina 2, en la que, con la elástica de la Agrupación Deportiva Baloncesto Avilés (ADBA) y con apenas 18 años, se destapó como una gran jugadora interior, tanto en ataque como en defensa, donde logró 11,2 puntos, 6 rebotes y 10 puntos de valoración por encuentro.

“Llego con mucha ilusión y ganas de hacerlo muy bien e integrarme y progresar en este club, que en las últimas temporadas se ha consolidado como una referencia nacional en cuanto al desarrollo de jugadoras. Espero dar lo mejor de mí y estoy segura de que daremos grandes alegrías a la afición riojana”, señala Escuert.

“Carla Escuert representa la apuesta del Club Deportivo Promete por la jugadora joven, con talento, ambición y ganas de seguir progresando desde el trabajo diario para hacerse un nombre en la élite del baloncesto femenino. Es una jugadora de equipo que nos aportará nuevas soluciones, tanto en ataque como en defensa”, señala Txisko Sáinz, gerente del Club Deportivo Promete.

Juventud y experiencia en la élite

Nacida en 1995, Carla Escuert dio sus primeros pasos en el baloncesto en los diferentes equipos de formación del C.N. Sabadell, con cuyo primer equipo llegó a disputar la Copa Catalunya en Primera División Nacional Femenina antes de debutar en Liga Femenina 2.

En la temporada 2014/15 llegó a la categoría de plata del baloncesto femenino nacional de la mano del ADBA asturiano, que apostó por la joven pívot catalana A pesar de su juventud, pronto se adaptó a la nueva categoría hasta convertirse en la referencia del equipo en la pintura.

Tras el éxito cosechado, el técnico Joan Carles Pie la reclamó en la temporada siguiente para que formara parte de su Cadí La Seu, donde debutó en Liga Femenina 1 alcanzando la quinta plaza con el equipo pirenaico y desarrollando su talento al lado de jugadoras interiores de referencia, como Tamara Abalde o Laura Gil, una de las fijas de Lucas Mondelo en la Selección Española.

CAMPUS PROMETE