Costó trabajo, pero el Cortegada logró la tan ansiada victoria ante el Basket Mar Gijón en Fontecarmoa después de dos derrotas consecutivas que hicieron aflorar algunas dudas. El partido, ante un recién ascendido, no resultó sencillo, puesto que las visitantes apretaron desde el comienzo para ir adquiriendo ventajas en el marcador, aunque nunca lo suficientemente alarmantes como para pensar que se podría ver el partido. Así, en el primer cuarto tenía una desventaja de tres puntos, que fueron dos en el descanso y los mismos al inicio del último cuarto, tras un periodo plagado de desaciertos y buenas acciones defensivas por parte de los dos equipos.
Los últimos diez minutos de partido fueron muy intensos y ahí el Cortegada sí supo jugar sus bazas para ponerse por delante y mantener la ventaja hasta el final pese a los desesperados intentos de las rivales por agarrarse a un partido al que nunca le perdieron la cara.
La defensa y el alto ritmo empleado por las jugadoras de Rubén Domínguez en momentos determinantes del partido fueron las claves para que la victoria no se escapara de Fontecarmoa.
La afición animó al equipo desde el inicio y a pesar de que en algún momento del partido hubo algún reproche entre asistentes al pabellón, el encuentro se desarrolló con deportividad.

diariodearousa.com
foto: G.S.