El baloncesto femenino del Barça, el Barça CBS, sigue dando pasos adelante con la presencia de su equipo sénior esta temporada en Liga Femenina 2. Se trata de un proyecto surgido en el año 2011 fruto de la vinculación con el CB Santfeliuenc, un club con más de 85 años de historia y con sede en la ciudad de Sant Feliu de Llobregat que es todo un referente en el mundo del baloncesto.

El equipo sénior, la punta de un gran iceberg que cuenta con más de una quincena de equipos femeninos de formación, ascendió desde Copa Catalunya la pasada temporada y ese salto de categoría en teoría se debería hacer notar, pero el equipo que dirige Mateo Rubio, quien también asume las funciones de director técnico, está compitiendo bien y tras su victoria de este sábado frente al Segle XXI se ha encaramado a la cabeza de la clasificación con cinco victorias y dos derrotas. Las jugadoras son ‘amateur’, así que después de sus labores diarias se entrenan por la tarde y el fin de semana lo ocupan en disputar sus partidos, en ocasiones, tras largas jornadas de viaje a lo largo y ancho de la geografía española. Es, lógicamente, por amor al arte, en este caso, por amor al baloncesto.

“El equipo está demostrando ser competitivo y tenemos una buena cantera –asegura Rubio-. En ese sentido, no hay techo, pero hay que ir paso a paso y haciendo las cosas desde el deporte y desde el esfuerzo, pero no desde los despachos o desde lo económico. La sensación que yo tengo es que cada vez esta fusión de clubs es más fuerte y que cuando las cosas van bien las disfrutamos juntos y que cuando a veces van mal te sientes muy apoyado. Esto es fundamental en los proyectos, que no sean burbujas, sino cosas sólidas y firmes”. Rubio considera que “los objetivos son hacer un trabajo de cantera y en lo que refiere al sénior ir incorporando poco a poco jugadoras jóvenes formadas con nosotros. Y el primer equipo, que esté lo mejor posible, donde merezca estar. La idea es ser competitivos siempre y que las jugadoras aprendan y mejoren y a ver lo que somos capaces de merecer. Al final es la propia liga la que te pone en tu lugar cada fin de semana. Ojalá podamos llegar a la Liga Femenina 1, pero hay que lograrlo de una forma determinada, es decir, haciendo cantera y apostando por la gente joven”.

Después de una carrera profesional en el baloncesto profesional masculino, dirigiendo equipos en LEB Oro o en el extranjero, Rubio afirma que está aprendiendo mucho en esta nueva faceta. “Tácticamente sí que hay diferencias, pero a nivel psicológico el baloncesto femenino te exige más –asegura–, porque la jugadora en general es más responsable y porque en general lo hace todo muy suyo. Si comete un error tiene la sensación de haber fallado al equipo entero y se exige mucho a nivel mental. Yo estoy aprendiendo de ellas y de la liga, con mucho respeto. Al final es baloncesto, pero hay matices diferentes en chicos y en chicas”. Así pues, sin prisas pero sin pausas, el Barça CBS va escribiendo su propia historia. Lejos queda aquella etapa en la que el baloncesto azulgrana llegó a ser campeón de liga en dos ocasiones (2003 y 2005) gracias a su vinculación con el Universitari de Barcelona, el UB Barça, un proyecto que finalizó en 2007. Tras unos años de vacío, el club azulgrana vuelve a tener presencia en categoría femenina y eso es una buena noticia.

Jesús Pérez Ramos
mundodeportivo.com
foto: V. Salgado