A veces los marcadores pueden exponer guarismos que no se corresponden a lo que  hemos visto en la cancha. Eso es lo que pasó anoche en el Pabellón Europa. Una diferencia de diecinueve puntos parece mostrar un partido sencillo. La realidad fue mucho más complicada que lo que muestra elseresultado. Leganés tuvo que sudar mucho para doblegar a Olímpico 64 en un choque que estuvo abierto hasta el último cuarto.


Sobre el papel no había dudas en el favoritismo de las locales. Segundas en la clasificación, venían de vencer en Alcobendas y tenían diez victorias más que sus rivales. Las de Santa Gema llegaban como vice colistas con solo tres triunfos y  ocho derrotas seguidas. A eso había que sumar las bajas, especialmente las de  Irene Herradas, su jugadora más destacada este curso.


El comienzo parecía confirmas esas expectativas. 7-1 de parcial tras cinco tantos y una asistencia de Marta Pérez. Lejos de venirse abajo, las visitantes dieron rápidamente la vuelta al electrónico para alcanzar por primera vez la delantera (7-11). Nacho García, visiblemente enfadado con la actitud defensiva de su equipo pidió tiempo muerto. Espoleadas por la bronca, las pepineras endosaron un parcial de 11-0 antes de llegar al final del primer cuarto (18-11).
Parecía que una vez recuperadas del primer susto el argumento del encuentro iba a ser muy sencillo pero nada más lejos de la realidad. En cuanto Olímpico 64 percibió un pequeño indicio de relajación volvió a meterse en el partido. Tres triples seguidos de Beatriz Parada las pusieron por delante. Seguían las rachas de unas y otras y antes de llegar al descanso fue el turno de Laboratorios Ynsadiet que llego a mandar al descanso por 38-33.


Nunca abandonó desde entonces la delantera pero tampoco pudo en toda la noche dejar de mirar el retrovisor porque siempre estaba cerca su enemigo. Solo a partir de los últimos cinco minutos el espacio se hizo demasiado insalvable para las de Álvaro Martín Collado. Al final, la calidad, las lesiones y el enorme potencial que Leganés tiene en el banquillo declinaron definitivamente la balanza. El mejor ejemplo fueron los treinta rebotes de diferencia que hubo entre uno y otro equipo.


Olímpico 64 compitió muy bien en una cancha muy difícil lo que le puede dar esperanzas para los dos próximos partidos ante Campus Promete y Vega Lagunera Adareva. Los otros equipos que solo han conseguido tres victorias en lo que llevamos de temporada.


Leganés, a pesar de un rendimiento irregular, sigue en segunda posición, con pie y medio ya en la fase final y con esa sensación de estar en un contexto  que domina a la perfección. El de estar un escalón por encima de sus rivales, lo que les permite pensar en ir guardando energías para el playoff.
Kiara Kudron, dueña y señora de la pintura con 15 rebotes y Beatriz Parada con 4 triples fueron las jugadoras más destacadas.

 

JOSÉ MANUEL CORRALIZA
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LEGANÉS)