A estas alturas de la temporada es habitual comenzar con el baile de renovaciones y fichajes en los equipos que comienzan a preparar la siguiente campaña. Sin embargo, en esta ocasión la directiva del Celta Zorka convocaba a la prensa para darle una triste noticia: la capitana del equipo, Laura Alonso, se despide de la competición de alto nivel.

Durante la última temporada Laura había compatibilizado los entrenamientos del primer equipo y el cargo de entrenadora de las más pequeñas del club con su actividad laboral en un centro médico de la ciudad. Un trajín que le pasó factura en forma de agotamiento físico y mental. De lo que no cabe duda es de que Laura es un ejemplo para todos aquellos deportistas que se plantean tener que elegir entre una opción u otra. Laura compatibilizó, primero, sus estudios y deporte, y últimamente el deporte y su actividad laboral, dejando bien claro que una cosa no tiene por qué excluir a la otra. Pero entiende que ha llegado el momento de establecer prioridades.

Rodeada de su familia, amigos y compañeras de equipo, Laura agradeció a todos los que la han acompañaron en su carrera deportiva y que ya no son compañeros y compañeras, sino amigos y amigas. "Los llevaré siempre conmigo", declaró. Entre sollozos, Laura se despidió con un lacónico "que suerte que decir adiós sea algo tan difícil".

Parecía que las lágrimas se acababan ahí, pero Carlos Álvarez, presidente del equipo, comenzó diciendo que era un día "triste" por tener que despedir a una persona y jugadora como Laura. El presidente recordó que la capitana tenía que seguir dentro de la estructura del club, pues no se podía perder su relación. Cristina Cantero, entrenadora del primer equipo, tampoco pudo evitar la emoción cuando se refería a Laura, a la que tildó de "compañera" en estos últimos años. Cerró el acto Raquel Carrera, a la que en el club se considera como "hija" deportiva de la capitana, a quien le agradeció todo el cariño y la ayuda prestada. Las intervenciones finalizaron con una cerrada ovación de todos los asistentes al acto después de recordar el director deportivo del club, Carlos Colinas, que la camiseta con el número nueve, el que utilizó Laura en su carrera, no volverá a utilizarse en señal de admiración y respeto hacia su capitana.

Cuando se le preguntó a Laura si la derrota en la final de la fase de ascenso a Liga Femenina había desempeñado un papel importante en su decisión, la capitana indicó que "era algo que ya había pensado antes de viajar a Valencia. No tuvo nada que ver la fase". Una fase que calificó como "extraordinaria. Hicimos una gran temporada, y llegamos a la fase de ascenso en donde hicimos un gran torneo. Se nos escapó el ascenso en el último instante, pero la verdad es que hicimos un buen torneo y las niñas rindieron a un alto nivel".

Laura Alonso finaliza su relación deportiva con el Celta, pero el club deja claro que no van a consentir que se aleje de la que ha sido su casa durante quince años y todo apunta a que seguirá entrenando a las más pequeñas. En cuanto a la posibilidad de seguir jugando a menor nivel o a una futura reaparición si las circunstancias lo permiten, al final de la rueda de prensa dejó claro que, de momento, este año no jugará, aunque como se suele decir nunca se puede predecir el futuro y no descarta volver a jugar en algún momento.

La carrera deportiva de Laura Alonso estuvo siempre ligada al Celta femenino, salvo la temporada 11/12 en donde jugó en el Codigalco Carmelitas en Liga Femenina 2. Un año después volvió a su Vigo natal y a su Celta, en donde fue una pieza fundamental en las últimas seis temporadas.

Raúl Rodríguez
foto: José Lores
farodevigo.es