A la espera de que llegue el refuerzo estadounidense, el Patatas Hijolusa sigue completando su plantilla con nacionales jóvenes y con calidad. Patricia Vicente, una escolta de 20 años y 1,72 m de estatura, refuerza al equipo leones para la nueva temporada.

PATRICIA VICENTE
Formada en la cantera de Stadium Casablanca, Patricia Vicente llega a León con tres temporadas de experiencia en Liga Femenina 2, las dos primeras en el Azulejos Moncayo de Zaragoza y esta campaña anterior en el Celta, desde donde ahora llega a León.
Con buena mano, rápida, muy intensa en defensa y capaz de sacrificarse por el equipo, la jugadora aragonesa llega a León “para tratar de aportar todo lo que pueda al equipo y dispuesta a aprovechar esta temporada que veo como una oportunidad para seguir creciendo. Hablé con Moses, me dijo lo que quería de mí y me gusta la idea de juego de este equipo”, explica Patricia Vicente que reconoce llegar a León “con muchas ganas” y que está encantada con las primeras sensaciones en León. “porque los entrenos son de calidad y mis compañeras tienen un nivel muy alto y eso nos hace esforzarnos más a todas para seguir creciendo. Eso te retroalimenta porque te obliga a trabajar más durante la semana y estoy seguro que si seguimos trabajando así creceremos todos. ¿Adónde podemos llegar? Eso lo dirá el tiempo. De momento no pienso más que en empezar lo mejor posible la Liga”, remata la nueva jugadora del Patatas Hijolusa.

ELISA MARTÍNEZ
Ya sólo falta la jugador interior estadounidense para completar el puzle del Patatas Hijolusa. La alero segoviana Elisa Martínez será el complemento exterior para el equipo de Moses, una jugadora de 20 años que aportará su certero lanzamiento desde más allá de la línea de tres puntos.
Procedente del Ponce de Valladolid, adonde se fue cuando sólo tenía 14 años para compatibilizar el baloncesto con sus estudios.
Con la pucelanas jugó un año en Liga Femenina 2 con bueno números para ser una jugadora júnior de primer año. También para seguir creciendo como jugadora y pensar en su futuro ha venido a León. “Quería estudiar Ciencia y Tecnología de los Alimentos y seguir jugando al baloncesto y para poder hacer las dos cosas no había una mejor opción que la Universidad de León y un club como el Aros que forma bien a las jugadoras y en el que estoy segura que seguiré mejorando”, apunta Elisa Martínez.
La nueva jugadora del Patatas Hijolusa tiene 20 años y espera aportar al equipo de Moses “mi puntería. Siempre he tenido buena mano en el lanzamiento de tres puntos y espero que siga siendo así”, explica la segoviana que sueña con pelear por el ascenso. “Creo que podemos llegar muy lejos si alcanzamos el nivel de juego que podemos tener. Somos jóvenes, pero vamos a pelear cada día para poder estar en la lucha por el ascenso. Para mí pasar en un año de jugar en Pirmera División a estar en una fase de ascenso a Liga Femenina sería increíble, un sueño”, remata Elisa Martínez que espera trabajar mucho “en defensa que es lo que más tengo que mejorar”.

CB AROS