El AD Cortegada sucumbió ayer en Fontecarmoa ante un Ibaizabal superior, que le dio un baño de realidad al equipo local. Llegaban las vascas con el mismo balance de dos victorias y dos derrotas de las arousanas, pero jugaron con muchísima más determinación,  ciñéndose a un plan y encarrilaron el triunfo en la primera parte
Consiguieron anular a Sara Gómez, alternando defensas y defendiendo duro,  y sacaron ventajas continuas en el uno contra uno cerca del aro, yéndose al descanso con porcentajes muy alto de acierto en el tiro de dos. El Cortegada jugó con una losa enorme en forma de diferencia en el electrónico la segunda parte, en la que ni veinte puntos arriba las vascas aflojaron la dureza en su defensa. El público acabó pagando la frustración con los árbitros.

Ibaizabal sacó ventajas de inicio con la norteamericana Ferris en el poste bajo, donde no podía pararla Cristina Loureiro. Con defensas mixtas y siempre pendientes de las ayudas “cortocircuitaron”  a las jugadores importantes del Cortegada. Rubén Domínguez paró el partido tras seis minutos para buscar soluciones (5-14). La entrada de Andrea Ríos dio  más consistencia en el rebote a las locales, pero pronto se vio comprometida por problemas de faltas. Una antideportiva de Míriam García permitió a las vascas anotar 4 puntos en los últimos cinco segundos,  con canasta sobre la bocina de una María España más que inspirada. Diez abajo empezó el segundo cuarto el Cortegada, que vivió de los puntos de Míriam García. Ibaizabal tuvo el mando, dominó alternando defensas, cargó el rebote de ataque y siguió sacando ventajas físicas en los uno contra uno cerca de canasta. Al descanso, 24-41, el resultado de un plan visitante bien ejecutado.

El Cortegada peleó con todo en contra, ante un rival muy físico, que subió su defensa y metió muchas manos. El público creyó en la remontada cuando Sara Gómez se echó el equipo a la espalda. Las locales llegaron a ponerse a 12, pero pronto se vio que Ibaizabal no iba a flaquear. Endosó un parcial y elevó la renta a 20 puntos (35-55). De ahí al final fue un querer y no poder voltear una situación muy complicada por parte de las locales. Más, cuando el último cuarto empezó con la polémica eliminación de Andrea, que puso el foco en los árbitros, si bien la diferencia no fue esa

diariodearousa.com
foto: Monica Ferreirós