En el Celta Zorka se combina lo gozoso y lo trágico de forma extrema. La escuadra ha dominado a su antojo el grupo A de la Liga Femenina 2 con 24 victorias, su récord en la categoría, y 2 derrotas.

Pocos hubieran dudado de su favoritismo en la fase de ascenso que se celebrará la semana que viene en Tenerife. Las lesiones, sin embargo, se han conjurado para obligar a las de Cristina Cantero a una auténtica heroicidad si quieren devolver al club a Liga 1.

Ainhoa Lacorzana y Tamara Montero se han roto el ligamento cruzado. Motley se recuperaba en Estados Unidos de una contusión ósea en la rodilla y ha anunciado desde allí que no piensa regresar. Y en el trámite que cerraba la fase regular una compañera cayó sobre la rodilla izquierda de Hildur, que hoy conocerá el diagnóstico. El Celta cruza los dedos, pero con escaso margen de maniobra incluso aunque el percance sea leve.

Hay incluso que solventar dificultades burocráticas. A Itziar Germán la habían elegido para ser miembro de una mesa electoral en Valencia en las elecciones generales del 28 de abril, día en que el Celta espera estar jugando la final de la fase. Germán ha pedida a la Federación Española un certificado de que es jugadora profesional y tiene competición. En el club creen que el tema ya debería estar resuelto.

Armando Álvarez
farodevigo.es