Me levanté, tuve una reunión técnica con mis ayudantes y lo primero que me pasó por la mente fue decirles que no me había levantado para perder, que si no me volvía a la cama; y aquí estamos, ha sido profético", así de elocuente expresaba Lucas Mondelo en la rueda de prensa posterior a la victoria que otorgó a España el bronce. Un síntoma más de que buena parte de esta presea tiene que ver con el espíritu ganador de esta selección. "Las medallas no las venden en los supermercados. Acabamos de ganar un bronce tras un campeonato muy duro. Este equipo es muy grande y esto nos va a hacer muy fuerte. Que todo el mundo sea consciente de lo que están haciendo estas chicas, yo tengo el privilegio de estar en primera fila. Estoy muy feliz y solo puede darle las gracias a mis jugadores por hacer posible que yo viva este sueño. Vamos a disfrutarlo pero sobre todo ha sido muy bueno haberlo jugado en España para que la gente homenajeara a este equipo", añadió el seleccionador por este logro.

Ya del partido, Mondelo dijo que "ha sido durísimo, lo previsto. Bélgica ha hecho un grandioso campeonato y va a ser un rival muy difícil en los próximos campeonatos. Nos centramos en asfixiarlas y poner un ritmo muy alto en los dos lados, sabiendo que no iban a estar cómodas", expresó inicialmente, para pormenorizar que su intención fue "centrarse en el triple, y al final solo tiraron 10 y metieron uno". "Queríamos desconectar a Mestdagh, no nos obsesionábamos con Meesseman? Su base no ha existido [en referencia a Allemand] y hemos logrado dejar a un gran anotador en 60 puntos, explicó.

Y sobre el apoyo desde la grada, también fue claro. "Quiero darle las gracias a Tenerife porque su apoyo ha sido increíble, el punch que podía faltarnos nos lo han dado, parte de esta medalla es de ellos, y de la organización, porque nos han permitido vivir tranquilos. Estamos tremendamente agradecidos", afirmó. "Realmente lo sienten, y en los partidos, con las cosas difíciles, han estado ahí. El público nos ha empujado y ellas les han regalado un bronce", culminó.

C.G.
laopinion.es