Miro hacia arriba y digo 'la que me va a caer' hoy». Pero no hay rival lo suficientemente alta para la cántabra, que suple la falta de centímetros con inteligencia y «truquillos». Ante la Rusia de Vadeeva, España busca otra semifinal y el billete al Preolímpico

 

Acostumbra a tener que mirar hacia arriba a sus rivales, a pelear en la pintura en clara desventaja física. «Siempre me toca bailar con la más fea», se resigna, con un punto de guasa y positividad que la hacen imprescindible en esta histórica España que este jueves (15.00 h., Teledeporte) busca en el Eurobasket la novena semifinal de los últimos 10 torneos.

Y, de paso, billete directo al Preolímpico. Ante Rusia no será diferente para Laura Nicholls (Santander, 1989). Aguarda el "mejor juego interior de Europa" el fenómeno Maria Vadeeva que, a sus 19 años, «es capaz de hacer de todo».

 

Desde que debutara, un 22 de mayo de 2008 (amistoso contra la República Checa en Segovia), la actual jugadora del Oremburg ha defendido la camiseta de España en 190 de los 199 partidos disputados: sólo se ha perdido nueve amistosos. Ocupa el noveno puesto en internacionalidades (en activo, sólo la supera Laia Palau), con sólo 30 años. Todo un ejemplo de competitividad.

 

Otra vez ante el decisivo partido de cuartos. ¿De dónde se saca el hambre para afrontarlo?
Cuantos más juegas de estos, más quieres ganar. Lo que peor llevo es esta incertidumbre del día antes. No es que haya dudas, pero llegas cansada de los partidos del grupo, de los viajes (llegaron el martes a Belgrado desde Riga)... Pero cuando suena el himno, todo se olvida, nadie necesita motivación. Las veteranas, si acaso, podemos poner el punto de tranquilidad. Saber jugar con las emociones no es fácil.


«Vamos al límite, pero estamos», avisa Mondelo. ¿Están echando de menos a Alba Torrens y Sancho Lyttle?
Hemos ganado yendo renqueantes. Las bajas de Alba y Sancho evidentemente se notan. La alegría en el juego, la creatividad de Alba... Pero me tranquiliza que todavía no hayamos desarrollado nuestro mejor juego. Tenemos mucho margen de mejora, aunque esperemos que no nos vayamos a casa sin haberlo explotado. Una de nuestras señas de identidad es que, jugando mal o peor, nunca nos rendimos. Apretar los dientes y para adelante.


¿La racha histórica de medallas les presiona?
Para mí es responsabilidad. Luego están las expectativas de la gente, que piensa que por haber ganado otros años [defienden oro] éste también lo vas a hacer. Yo no lo siento así. Además, este año el nivel del Eurobasket increíble.


¿Piensan en eso de que algún año se pueden permitir fallar?
Creo que no hay que apartarlo. Me dicen que no soy positiva, pero es al revés. Si eres consciente de que puedes perder, de que algo puede salir mal, ¿qué vas a hacer? Pues todo lo posible porque salga bien. Si te pones las medallas antes de salir al partido, van a pesar. Y no te van a servir de nada. Lo que pasó ayer o hace cinco minutos ya no importa. Da igual lo conseguido. Además, nos tienen ganas todos los rivales.


¿Asusta Rusia?
Le decía a Isaac Fernández (ayudante de Mondelo): 'Tío, mira a los otros equipos. Y míranos a nosotras físicamente'. Sorprende que ganemos. Rusia, si quiere, pone un quinteto con todas por encima del 1,90. Eso da respeto. Son muy físicas, tienen el mejor juego interior de Europa, nos va a costar. Era el rival que no me quería encontrar, porque para mí es el equipo más en forma. Pero nosotras tenemos algo que nadie tiene, la sangre española. Ese carácter de lucha, de no rendirse.


P.- ¿Es tan buena Maria Vadeeva?
Es buenísima. Es como cuando ves a un jugador de fútbol y piensas: 'Parece que no se esfuerza y mete goles'. Esa es la sensación. No cambia la expresión, da igual lo que la empujes, lo que la defiendas. Va a su ritmo y te mete las canastas como quiere. Coge rebotes, es fuerte, tira. Es un 10. Pero, ¿quién dijo miedo?


P.- ¿Cómo se mentaliza para jugar contra pívots siempre más grandes?
De ninguna manera (ríe). Me sacan una cabeza. Miro para arriba y digo, la que me va a caer hoy. Pero hago bromas. Me giro y le digo a los árbitros: 'Es que no es justo'. Pero son muchos años en esto y tienes tus truquillos. Y las compañeras siempre ayudan.


¿Preocupa el relevo de gente alta en la selección?
Tengo la esperanza de que llegarán en el momento que tengan que llegar. Y serán mejores que nosotras. Pero no tener centímetros nos ha llevado a jugar como jugamos. Dinamismo, correr... Nos diferencia. Lucas ha sabido interpretarlo.


¿Estás siendo los árbitros tan permisivos como se queja Mondelo?
No me gusta caer en ese tópico, en las quejas al arbitraje. Pero se está permitiendo el contacto sucio. A mi me gusta el contacto fuerte, pero no ir a hacer daño. Depende para qué equipos se está siendo un poco más permisivos. Me parece injusto y deshonesto.


¿Por qué decidió tomarse cuatro meses sabáticos tras el pasado Mundial?
No somos máquinas, somos personas. Me dedico al baloncesto, me apasiona. Pero también soy amiga, hermana, hija, nieta... Si la gente se levantase con los dolores en el cuerpo que tenemos ahora mismo... Necesitaba un parón para descansar, para ver las cosas con otra perspectiva, para oxigenar el cerebro. Me puse a estudiar (Comercio Internacional), porque en algunos casos somos mucho más que deportistas. Después volví con más ganas que nunca. Me atreví a ir a jugar a Rusia [Nadezhda], algo que en otro momento no me hubiera atrevido.

Lucas Sáez-Bravo
elmundo.es
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO