La Selección ofreció su mejor versión en el duelo clave de cuartos y no dio opción alguna a las rusas. Ndour acabó con 24 puntos, nuevo tope personal como internacional. El rival en semifinales, Serbia o Suecia.

 

España ya está en las semifinales del Eurobasket y con el billete asegurado para el Preolímpico de febrero de 2020. Llega invicta a la lucha por las medallas y tras rubricar una magnífica actuación ante Rusia. Después de sufrir en los dos anteriores compromisos en Riga, la Selección se reencontró con su mejor baloncesto en el día clave del campeonato. Ante una cita clave, el equipo de Lucas Mondelo respondió a lo grande. El rival en las semifinales del sábado saldrá del ganador del último encuentro de cuartos que disputan la anfitriona Serbia y Suecia (20:30 horas).

Como se esperaba, Rusia salió pivotando su juego en la joven y dominante Vadeeva. Pero España neutralizó a la principal arma rival con una defensa extraordinaria de las pívots. Un sistema constante de cambios y ayudas que la dejó en 6 tantos con un 1/6 al descanso. Astou Ndour inauguró el marcador tras un rebote ofensivo. La consigna era no conceder a las rusas demasiadas segundas oportunidades. Premisa que se cumplió. Además de convertirse en una de las claves del encuentro. Con una voracidad insaciable, la vigente campeona de Europa no dejó de encontrar posesiones extra que se tradujeron en 12 puntos extra al intercambio por ninguno de las rusas.

Después de un breve intercambio de canastas, los distintos cambios en defensa ordenados por Mondelo (zona, presión a toda cancha…) confundieron al rival y urdieron el primer despegue en el marcador: 12-5 tras un par de aciertos exteriores de Xargay. Volver a recurrir a las dos bases con la entrada a pista de Silvia y Ouviña sirvió para aplacar la reacción de las de Olaf Lange.

El 19-16 con el que se cerró el primer cuarto dio paso a un segundo periodo fulgurante. La intensidad defensiva provocaba pérdidas que eran aprovechadas a la perfección en transición. La circulación de balón fluía hasta ver el aro. Y cuando no, ahí estaba las interiores para pescar segundas opciones. Todas sumaban en las diferentes facetas del juego hasta estirar la renta al +19 (44-25). El triple final de Vadeeva supuso el único borrón de una primera mitad primorosa.

Tras el paso por vestuarios, Ndour (máxima anotador del duelo con 24 puntos, nuevo récord personal) continuó mermando la moral rusa con 4 puntos consecutivos que estiraban la diferencia. El oponente no bajaba los brazos pese a ver 20 abajo. Pero sus intentos de remontada se topaban con el baloncesto control de la Selección. El partido requería alargar al máximo las posesiones, faceta en la que emergió Laia Palau.

Faltaba un último empujón y este equipo no defrauda en esos momentos. La defensa no bajó de intensidad, Astou Ndour siguió abusando de sus rivales certificando que todavía les falta competitividad internacional a las jóvenes interiores rusas. Laura Nicholls nos dejó el susto del día con una torcedura de tobillo al pisar a una rival tras una suspensión. Y Lucas dio minutos a todas las jugadoras, como premio a un equipo que vuelve a estar en unas semifinales y lucharán por las medallas en este EuroBasket de Serbia-Letonia.

España 78 (19+25+17+17): Palau (8), Cruz (7), Xargay (7), Nicholls (11), Ndour (24) – quinteto inicial – Domínguez (7), Ouviña (5), Casas (0), Vilaró (0), Pina (2), Gil (3) y Abalde (2).

Rusia 54 (16+12+17+9): Vadeeva (6), Fedorenkova (1), Shilova (6), Vieru (7), Beglova (7) – quinteto inicial - Musina (6), Belyakova (2), Logunova (2), Leshkovtseva (4), Gladkova (1), Maiga (4) y Levchenko (8).

FEB