Hace ahora tres años Laia Palau afrontaba el que iba a ser su último torneo con la selección española, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, tras los cuales se iba a vivir a Australia con la idea de disputar una competición de menor exigencia, viajar con su autocaravana e irse apartando poco a poco del basket de primer nivel

.“Surfeo por la mañana y por la tarde a entrenar”, nos explicaba entonces. Aquellos planes, por suerte, no acabaron cumpliéndose y la jugadora catalana ha seguido acumulando medallas con la selección española, la última este domingo tras avasallar a Francia en la final del Eurobasket 2019.

A las puertas de los 40 años, que cumplirá en septiembre, el gen competitivo sigue pesando más que sus ganas por probar cosas nuevas y embarcarse en nuevos proyectos vitales. “En Australia me di cuenta de que seguía igual de pringada pues la liga era exigente y tenía que estar al mismo nivel. Y para estar al mismo nivel, pues ya no me retiraba, volvía a Europa, me buscaba un equipo, jugaba en casa...”.

Y así acabó en el Spar Citylift Girona. “Pensé que igual bajaba un poco la exigencia. Nada de eso. Mismo nivel, Eurocup, dos partidos por semana... Luego me he dado cuenta de que la exigencia no te la pone el sitio donde estés, te la pones tú”, explica la escolta, que ya no se marca fechas concretas para poner punto final a su idilio con el baloncesto. “Si sigo con esta mentalidad y el cuerpo me responde, lo de la selección no me lo pierdo, porque es lo máximo, por la estructura, las condiciones y por el disfrute del baloncesto que hacemos”, dice Palau, que si la salud se lo permite estará en el Preolímpico y, de superarlo España, también en los Juegos del próximo verano en Tokio.

En la cita nipona Laia aspira a estirar un poco más su récord de medallas con la selección. Con el oro de este Eurobasket la catalana lleva ya doce, con lo que superó las once de Pau Gasol con los chicos. Nadie tiene más metales en la historia de nuestro baloncesto. Palau también es ya toda una institución del basket europeo, como prueba que solo dos míticas jugadoras como las rusas Uliana Semenova (10) y Olga Sukharnova (9) superen sus ocho medallas en Eurobaskets. Las otras cuatro corresponden a tres Mundiales y unos Juegos. En total, tres oros, tres platas y seis bronces

La selección española ha ganado medalla en nueve de los últimos diez Eurobaskets. Y en nueve de ellos estaba Palau, que se ha convertido en el elemento inmutable de un equipo que ha ido jubilando a sus referentes (Betty Cebrián, Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar) y renovando sus piezas pero sin pender nunca la competitividad. Al contrario, en los últimos años España ha ganado una solidez como grupo que ha hecho que no se haya bajado del podio en los últimos tres campeonatos a pesar de las bajas de las teóricas estrellas, Sancho Lyttle y Alba Torrens. Una solidez que ha logrado que hasta pareciese fácil el oro que se colgaron en Belgrado.

“Parece fácil pero no lo fue. En la fase de grupos nos costó arrancar, pero sí que es cierto que este equipo en las citas importantes responde. Los cuartos fueron como una liberación y una vez superados, el equipo se quitó un peso de encima”, explica Palau, que se ríe cuando se le comenta que las francesas (plata tras perder ante España tres de las últimas cuatro finales europeas) las deben odiar. “No sé si nos odian, pero si que es verdad que ya hay un componente mental. Deben pensar ‘otra vez estas pesadas, no podemos ganarlas’”, admite Palau, que también cree que “empezamos a tener la sensación de que tenemos un aura de equipo campeón que impresiona a los rivales”.

 

En agosto se va a Albany a jugar un USA-Resto del Mundo

Laia Palau tiene un largo verano por delante para descansar y recargar pilas, aunque el basket no quedará aparcado totalmente. “Me voy a Albany a jugar un Estados Unidos-Resto del Mundo en los Aurora Games, unos minijuegos. Me voy cinco días en agosto y me hace mucha ilusión que me hayan invitado”, nos explica. “Van la base belga Vanloo, la letona Vitola, viejas glorias americanas como Barbara Turner con Lindsay Whalen como entrenadora. En principio me llamaron para ser entrenadora ayudante pero como estoy en activo al final voy a jugar”

 

José Ignacio Huguet
mundodeportivo.com
foto: Pep Morata