Marta Xargay (Girona, 1990) ganó en Belgrado hace menos de quince días su tercer europeo (2013, 2017 y 2019). Un título que añade a las platas en mundial (14) y Juegos (16) y los bronces al europeo de 2015 o del mundial de hace menos de un año.

El palmarés cobra fuerza por su actuación, con récord de puntos en la primera jornada (31) y una brillante actuación en la final con 23 y 5/8 triples, dos en el primer minuto. Campeona de la Euroliga y con experiencia en la WNBA, la gerundense fue incluida en el cinco ideal del torneo, en el que también estaba su amiga Sonja Petrovic, el fichaje estelar del Spar CITYLIFT para el curso próximo. En el Uni, el club con el que creció hasta que hace diez años, y tras el ascenso, se marchó para iniciar una carrera prometedora entonces y llena de éxitos en estos momentos, quiere volver. "Nuestra carrera es corta y tengo que aprovechar", asegura.

Revalidan el título. ¿Satisfacción?
Mejor imposible, creo que nadie lo esperaba, ni nosotros mismos, porque con la baja del Alba [Torrens] y sin Sancho [Lyttle] el equipo era un poco diferente. Siempre quieres hacer medalla, no te voy a engañar. Pero teníamos como objetivo Tokio: quedar entre los seis primeros y poder estar en el preolímpico. Ni hablábamos de medallas al principio, los equipos se han reforzado mucho los últimos años y todas las plantillas tienen estadounidenses nacionalizadas. Los otros, ya tu tienes bajas ... Sabes que puede ser difícil.

A título personal, ¿su primer partido y la final son los mejores?
Sobre todo en el aspecto ofensivo, los otros dos siguientes del grupo estuve más floja, pero luego, a partir de cuartos, semis y final, fui bastante regular. Está claro que en el último veía el aro como una piscina y en la rueda de calentamiento no metía ni una.

Da la impresión que el equipo que sienten suyo sea la selección y que en sus clubes sea diferente.
Todas nos sentimos muy a gusto, la selección. Y es lo que dices, que tenemos ganas de que llegue: hay muy buen rollo y al final nos lo pasamos muy bien. También te digo que es sólo un mes y medio y que no sé cómo nos llevaríamos si tuviéramos que convivir siete meses. Somos conscientes de que es un mes y medio de pasarlo bien. Todo el mundo tiene altibajos a lo largo de la temporada y en la selección vas a disfrutar ya ayudar la que tienes al lado.

A Lucas Mondelo la ha tenido de entrenador y seleccionador, como este año, que eran a Kursk. Qué tiene de especial?
Bueno, en Kursk y en la selección he tenido un rol muy diferente. En Rusia me he pasado muchos partidos sin jugar: hay un límite de extranjeras ya la liga sólo pueden jugar cuatro, y éramos seis ... También estaba de base, que a Lucas no le gusta que juegue de base, pero no teníamos otra ... ha habido situaciones en que no nos quedaba otra opción, pero llevamos diez años juntos y nos conocemos lo bueno y lo malo. Se debe saber convivir, porque todo se va haciendo más grande, sea bueno, sea malo, pero al final he llegado a la selección y he hecho un buen campeonato después de un año, hablando mal, de mierda. No he jugado y era difícil, pero él te da la confianza plena y, como quien dice, te da el equipo y te hace sentir como una de las importantes. Como a mí, la Cruz, Laia, Silvia, Nicki o el Astou ... Todo es más fácil cuando tienes esa confianza.

Y a Kursk, ¿cuando vuelva? Lucas Mondelo ya se va a Japón ...
Sí, tenía firmados dos años y él se va, pero viene  Roberto Íñiguez, que estaba en Sopron. En teoría ya sólo seremos cuatro extranjeras y ya no se tendrán que hacer rotaciones. La plantilla es más corta y el presupuesto del equipo ha bajado bastante, creo que a la mitad. El año pasado fichamos la MVP de la WNBA y del mundial y este, de momento, tenemos una americana.

La diferencia a lo largo del campeonato, más que Astou Ndour, ¿no la marca una segunda unidad de nivel Euroliga como Cristina Ouviña o Queralt Casas?
Más que los nombres, la diferencia es que todas nos sentimos importantes. Llegamos a la selección y dejamos nuestro ego aparcado. Todas tenemos papeles importantes en nuestro equipo y estamos los referentes. Llegas a la selección y, por ejemplo, la Queralt, que quizás era la décima jugadora o la novena, tiene un papel muy importante: es el revulsivo y su trabajo es muy importante. O Ouviña. Casi la mitad de la selección jugamos fuera y estamos acostumbradas a sacar las castañas del fuego. Como quien dice, te hace crecer como jugadora. Y también, al final, nuestro grupo hace muchos años que estamos juntas y un número importante llevamos siete años en la selección. Es muy importante, llevamos años jugando al mismo y nos conocemos muy bien en la parte buena y en la mala.

Más allá de lo que todos sabemos, doce medallas y la capitanía, que nos puede decir de Laia Palau. ¿Tenerla los quita presión?
Bueno, personalmente a mí me da tranquilidad: Laia es inmortal [risas]. Lleva muchos años jugando a esto y sabe perfectamente, en cada momento, qué necesita el equipo. ¿Qué tengo que decir? En Girona ya la ha tenido este año pasado y han ganado la liga, casi se meten en la final de la Eurocopa. Está claro que no sólo es la tarea que hace ella, pero tiene mucha experiencia, lleva muchos años y conoce muy bien todas las jugadoras que tiene a su alrededor.

Hablemos del Spar CITYLIFT. Sabemos que usted y la misma Laia tuvieron un papel importante en la llegada de Sonja Petrovic. ¿Qué recuerdo tiene de cuando coincidieron las tres en Praga?
Los dos años que estuvimos juntas las tres fuimos a las dos finales de la Euroliga. Claro que mejor, imposible. Y el juego que hacíamos en ese momento era muy similar: defensivo, agresivas ... Jugar con Sonja era un espectáculo y ella en combinación con Laia aún más.

¿Puede marcar un antes y un después a la Uni?
Creo que este equipo va creciendo poco a poco, que es como siempre ha trabajado el club. Y un fichaje como Sonja Petrovic ... Es una jugadora top en Europa y no sé si la gente es consciente de quién es y ha sido, ella, pero está claro que es otro paso adelante, tanto en cuanto a la equipo como también el club.


¿Puede que su llegada suponga un impacto mayor para el Spar CITYLIFT que el mismo título de liga?
Sí, por supuesto. Y no sólo en Europa sino a escala mundial. Ha jugado la WNBA cuatro o cinco años. Tiene una trayectoria impresionante. El otro día me decía, cuando estábamos en Kursk, que lleva doce años jugando la Euroliga y que ha jugado doce finales. Estamos hablando de una jugadora que con sólo treinta años tiene doce finales de Euroliga.


Habrá una decimotercera, pues, o las estadísticas se rompen. Como ve el equipo para la segunda experiencia en la Euroliga, usted que conoce el Uni y la competición?
Depende mucho, también, de qué grupo te toque. Normalmente siempre hay uno de la muerte y, por supuesto, si te pones en este y puedes quedar tercera o cuarta, o segunda y tercera, está bien, porque después los emparejamientos es mucho más fácil. Está claro que, si eres cuarta y debes cruzar con el Ieka, por ejemplo, es mucho más difícil ganarles dos partidos y más que nada que el viaje ya es muy duro: necesitas casi dos días para llegar . La Euroliga se la han de plantear como lo han hecho siempre: paso a paso y partido a partido. Y aunque suene a tópico, hay muchos altibajos. Recuerdo, por ejemplo, mi último año en Praga que empezamos muy bien ya partir de Navidad fuimos hacia abajo. Es una competición muy larga, los equipos de bajo o del mismo nivel tienen que ganar siempre o tratar de hacerlo. Y luego hay algunos, Fenerbahçe o Ekaterimburgo, que es impensable.

En mayo hizo diez años del ascenso, que fue su último partido con el Uni. En la liga femenina debuta con la Avenida, contra el equipo de Anna Caula en Salamanca, y juega su último partido en Fontajau en la primera liga gerundense, con Roberto Íñiguez de local. ¿La veremos alguna vez jugando al máximo nivel en Girona? ¿Se lo plantea o no piensa?
Sí y no. Sé que llegará el día que deberé decir adiós. Y sí tengo ilusión por volver a casa. Al final, de jugar en tu ciudad, de estar al lado de tu gente, cuando llevo diez años fuera, también tengo ganas, no te voy a engañar. Pero nuestra carrera deportiva es corta y sé que tengo que aprovechar al máximo posible. ¿Volver a casa? Ojalá. Pasé unos años muy buenos en Salamanca, por ejemplo, pero quisiera jugar en la máxima categoría con el Uni.

Mójese: la final tuvo dos millones de espectadores en España, ahora que se ha hablado tanto del mundial femenino. ¿Cómo lo viven? Es porque es fútbol, ​​al final ¿O qué piensan de la celebración del título que hicieron en Estados Unidos y su repercusión?
Bueno, primero, en los Estados Unidos están en otro nivel. Lo he vivido en primera persona en la NBA: no hay diferencia de género allí. Juegas a baloncesto, eres deportista de élite. Aquí, en cuanto a presupuesto e instalaciones, es otra historia. Se ve mucho la diferencia. Y que se hable del deporte femenino es muy bueno: nosotros llevamos mucho tiempo ganando muchas medallas y parece que ahora empezamos a ganarnos titulares.

Lo dice con cierto resentimiento.
Da rabia porque yo, por ejemplo, durante el año estoy fuera y nadie sabe nada, de mí. Sólo me llaman cuando hay algo bueno y cuando ganas es muy fácil juntarse en esto. Y siempre lo digo: los que están en la NBA los siguen todo el año, ¿y a nosotras? Cuando me clasificaqué para la final four, este año, no me llamó nadie. Y da rabia porque seguimos trabajando cada día y es muy fácil cuando ganas sacar el titular y ponerte allí al lado. Es muy fácil y lo he dicho muchas veces: ojalá probaran alguna vez hacer portadas cada día de mujeres deportistas. Y no te hablo sólo de baloncesto, sino de muchas mujeres que están trabajando y que al mismo tiempo compiten. Es injusto, pero nos seguimos peleando.

Bueno, le llamo enseguida, pues. Aunque en este diario tampoco habría para tanto,¿ no?
Bueno, aquí es diferente. Aunque, en Girona, también te he de decir que nadie me llamó cuando me clasifiqué para la final four. Y durante el año no me llama nadie, y llevo muchos años. Y de Girona siempre hablo allí donde voy y es un poco triste que, por ejemplo, de la ciudad no he tenido ningún reconocimiento. Sabe mal ganar medallas con la selección y que nadie me haya llamado. Este es el primer año que la federación en Girona me ha llamado para ir a buscar un premio. Y el año pasado hicimos terceras del mundo, en España, y no he sabido nada. Y es la tercera vez que soy campeona de Europa y no he tenido ningún reconocimiento. Y voces compañeras de selección que ... Y no te estoy diciendo que pongan mi nombre a un pabellón, pero no sé cuántos deportistas en Girona han ganado medallas olímpicas, o de nivel europeo y mundial. Lo siento porque siempre hablo mucho de Girona ...

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
fotos: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO