Muchos años construyendo primero y disfrutando después de éxitos continuados basados en la apuesta por el talento, por la identificación, por el esfuerzo y la ambición por ser mejores. Una base de experiencia que permite afrontar un futuro repleto de sueños desde el optimismo que da el conocimiento.

Empieza el futuro inmediato de una Selección Femenina que afrontará en los próximos meses una sucesión de maravillosos retos que tienen como primera cita conseguir plaza para el Europeo -ante Suecia (miércoles 20:00 Teledeporte)-, para lo cual es necesaria la victoria, y que proseguirá con un próximo Preolímpico en el que están depositadas las máximas ilusiones y cuyo premio mayúsculo es el de la participación en unos nuevos  Juegos Olímpicos de Río.

Desde el sábado pasado la selección dirigida por Lucas Mondelo, de nuevo en España tras otra temporada en China, prepara un partido que se afronta, como el futuro, con la base de confianza fundamentada en la experiencia acumulada de años afrontando y superando retos. Esta “Familia” en la que se convierte la Selección ha reunido para éste y los retos inmediatos nuevamente a todas las jugadoras, siempre implicadas en los objetivos de España, siempre identificadas con lo que significa enfundarse una camiseta desde la cual han alcanzado tantas veces las felicidad deportiva.

Como siempre, existe un plan de partido basado en el objetivo de ser ellas mismas, de poder expresar sobre el parquet todas esas virtudes que las han convertido en estrellas internacionales, en saber exponer las cualidades y entregarlas al colectivo. Y en paralelo a la propia identidad, la capacidad para analizar cuáles pueden ser los puntos fuertes del rival para neutralizarlos desde el inicio, para impedir que Suecia pueda desarrollar ese juego que las convierte en una selección competitiva.

Un triunfo clasifica a España de forma matemática para el EuroBasket de 2017 en la República Checa y el hecho de tener un +23 ante Suecia tras el partido de ida también es una tranquilidad extra para las de Mondelo, que aún así, solo buscarán un nuevo triunfo.

En Logroño ilusión por ver a España, ambiente de máxima expectación por disfrutar de nuestras jugadoras referentes, la mayoría repartidas por Europa, algunas en nuestra Liga Femenina pero todas, durante estos días, absolutamente identificadas con una causa que las une, que las convierte en un bloque mucho más fuerte. Quieren seguir disfrutando muchos años con ese permanente y ambicioso asalto a nuevos retos y quieren convertir los próximos meses en una continua fiesta del baloncesto femenino español. Creemos en ellas, vibraremos con ellas.
FEB