Alba Torrens pronuncia un discurso tan ambicioso como exigente en sus últimas horas de descanso en la isla antes de concentrarse con la selección española de cara al Europeo de la República Checa. "Tenemos otros reto en el que volvemos a empezar de cero. No nos vale lo que hemos hecho hasta ahora, la medalla de plata de los Juegos no nos servirá en este Campeonato. Tenemos que entrenar duro este mes para preparar muy bien los partidos, con ilusión y muchas ganas, que es una de las características de este equipo", explicó la binissalemera en declaraciones a DIARIO de MALLORCA.

La escolta del Ekaterinburgo ruso, que hoy viaja a San Fernando (Cádiz) para ponerse bajo las órdenes de Lucas Mondelo, espera un torneo muy complicado para el combinado nacional, del que es un referente. "Será un Europeo muy duro, de mucho nivel, porque todas las selecciones llevan a las mejores jugadoras. Nosotros tenemos que ir paso a paso, pensar en los tres partidos de grupo para pasar y después ya se verá", dijo esperanzada. España se enfrentará en la primera fase a la anfitriona República Checa, Hungría y Ucrania. Torrens, que ayer apadrinó el Campeonato de Mallorca de baloncesto de la Federació d'Esports Adaptats de Balears FESAIB, tiene claro qué selecciones van a plantar más batalla. "Francia, Serbia y Turquía son muy fuertes, pero en nuestro grupo Ucrania viene con mucha fuerza y República Checa tiene jóvenes con talento. No hay un equipo que sea muy inferior a los demás. Será igualado", advirtió.

Eso sí, asumió que después de ser plata en los Juegos de Río en 2016, España es uno de los rivales a batir. "Es bueno que nos vean como favoritas, porque quiere decir que se han hecho las cosas bien, pero desde dentro sabemos lo que ha costado y lo igualado que ha estado todo. No nos vemos con la medalla colgada, ni mucho menos", subrayó.

Por otra parte, Torrens admitió su sensación agridulce por la temporada que ha finalizado con su equipo. "Se pueden ver dos partes. Cuando estás en el Ekaterinburgo uno de los objetivos siempre es ganar y no hacerlo fue un golpe, por mucho que llegáramos a la 'Final Four'. Fue un duro golpe para todos. Pero también jugamos la final de la Liga rusa contra el equipo que ganó la Euroliga, el Dynamo Kursk. Y me quedo con la reacción que tuvimos para ganarles, pero haciendo autocrítica por no haber conseguido la Euroliga. El año que viene tiene que haber el mismo objetivo y se pueden aprender cosas", resaltó. Preguntada acerca de su actuación personal, Torrens fue clara. "Cuando estás con las mejores del mundo, con jugadores que son estrellas, cada uno lo tiene que hacer lo mejor que puede. He aportado el rol que me pedía el técnico, pero tengo que hacer autocrítica. Siempre quieres hacerlo mejor", concluyó.

sebastià adrover
diariodemallorca.es