Bea Sánchez y María Conde son las caras nuevas de una Selección que todos los años va ajustando el equipo de cara al presente y al futuro. La llegada de estas dos jugadoras, junto a Georgina Bahi que estuvo en la última ventana, son las grandes novedades de la preparación.

La Selección está exprimiendo al máximo los primeros días de entrenamientos en San Fernando. Con un núcleo central muy formado, el punto de partida del equipo está ya de inicio muy elevado. Sin embargo, ese nivel adquirido ya en las primeras sesiones también se ha obtenido gracias a la pronta aclimatación de las novedades de la Selección.

Para Bea Sánchez, tras su gran temporada en el Star Center Uni Ferrol, y María Conde, uno de los nuevos grandes valores de nuestra cantera, es su primera llamada de la Selección. Antes, sólo conocían sus convocatorias con las respectivas etapas de formación. Junto a ellas también se puede incluir a Georgina Bahí que, pese a haber debutado ya en partido oficial, fue en la última ventana del preeuropeo y como tal no conoce una preparación de verano.

Su trabajo es doble si cabe ya que se une a que nunca han estado a las órdenes de Mondelo en esta situación y que no están habituadas a los sistemas, pero tras tres días intensos de entrenamientos; la ilusión por estar en el grupo y con el trabajo duro de ponerse al día.

EL MENSAJE DE MONDELO DEL PRIMER DÍA

En su primera charla en el centro del campo previa al primer entrenamiento táctico, el seleccionador Lucas Mondelo terminó la misma dirigiéndose a ellas: “Estáis aquí por lo que sois. Cuanto menos tardéis en mostrar lo que sois, mejor”. Recibieron la llamada ya hace unas semanas de mano de Isa Sánchez y su verano cambió.

Bea Sánchez lo ve como una conclusión al gran año vivido dentro de su club: “Es un premio para mí pero también un privilegio poder vivir esta experiencia con estas jugadoras”. La gaditana ha ‘rematado’ su primera convocatoria con tenerla cerquita de su casa: “He tenido la suerte extra que sea en San Fernando. No sólo lo voy a poder disfrutar yo sino que lo haremos toda mi familia, el Club Baloncesto Portuense que fue donde empecé a jugar. Más alegría aún de poderlo compartir con la gente que quiero”.

La emoción de los primeros días con el recibimiento del equipo y la presentación ha dado paso al trabajo duro: “Al final es lo importante. Venimos para eso. El trabajo del día a día, ayudar, mejorar… para eso estoy aquí”.

De la misma manera se encuentra María Conde quien recuerda ‘la llamada’: “Leí un mensaje en el que me lo ponía. Estaba en Estados Unidos y con la diferencia horaria no me localizaron. No me lo creía. Casi hasta que no salió la lista definitiva seguía diciendo un poco como, no sé si esto es verdad. Escribí a mi familia en un grupo que tenemos y se emocionaron mucho”.

Conde ha sido una habitual de las categorías inferiores de la FEB hasta su llamada a la absoluta lo que califica como “mi objetivo final y mi sueño desde hace unos años que veía mi progresión”. Al llegar el primer día estaba un poco a la expectativa ya que no conocía a casi ninguna jugadora pero “me acogieron genial todas, es un grupo impresionante y muy agradable”.

Ahora sólo les queda trabajo por delante antes de que este fin de semana (viernes y domingo para España) tengan lugar los primeros amistosos.

FEB