Todo el que haya visto algún partido de España en el reciente EuroBasket habrá podido ver que en los tiempos muertos no hay gritos. El seleccionador, Lucas Mondelo, se planta ante sus jugadoras y les dice que lo que están haciendo mal, lo que están haciendo bien y lo que deben mejorar, pero no como un padre que reprocha a sus hijos; sino de igual a igual. Su calma contrasta con la excitación habitual en esos parones, normalmente demasiado cortos para lo que quiere explicar el entrenador, y tranquiliza a las jugadoras, que suelen volver al parqué con las ideas más claras.

"Creo que esa calma me da un poco de ventaja en los partidos decisivos y en las finales", afima el técnico barcelonés. Mondelo atiende a El Confidencial por teléfono, entre cafés, desde el aeropuerto de Praga (República Checa), justo antes de embarcar con destino Madrid tras el oro europeo logrado este domingo después de ganar a Francia en la final. La noche ha sido larga y el cansancio hace mella, reconoce, pero la felicidad es inmensa.

"Es increíble cómo hemos ganado los tres últimos partidos. Las rivales parecían malas, y te aseguro que no lo son. Las chicas lo han bordado. Este es un equipo irrepetible", dice. Hasta él, que las conoce mejor que nadie, se sorprende de lo que son capaces las jugadoras de la selección. "Ahora mismo no sabría especificar, pero de este campeonato, como de otros, siempre aprendes algo y te sorprendes con algún detalle".

Todo el que ha visto de cerca el trabajo de Mondelo, su forma de dirigir los equipos, coincide en que es una de las mentes más brillantes del baloncesto español. Sus resultados le avalan, y no solo con la selección, con la que no se ha bajado del podio desde que llegó en 2012 (antes ya había ganado tres medallas con las selecciones inferiores). España no jugó ese año ninguna competición internacional (se quedó fuera de los Juegos de Londres), pero sí se clasificó para el EuroBasket del año siguiente, en el que ganó el oro. A esa medalla le siguió la plata mundial de 2014, el bronce europeo de 2015, la plata olímpica de 2016 y el oro europeo de este año.
Campeón de Europa de equipos y selecciones

En el baloncesto de clubes también tiene un palmarés brillante. Comenzó ascendiendo a la primera división con el Olesa, lo que le llevó a fichar por el Perfumerías Avenida de Salamanca. Allí ganó la Euroliga de 2011, además de dominar a nivel nacional. Tras salir del club charro decidió marcharse a China, donde ganó la liga tres años seguidos y fue elegido mejor entrenador tras cada una de ellas. Cuando acabó la aventura rusa dio el salto a Rusia, y siguió ganando. El pasado verano fichó por el Dynamo Kursk, con el que ganó la Euroliga hace unos meses. A China y a Rusia le acompañó César Rupérez, que también está en el cuepo técnico de la selección.

"De ganar no te cansas", afirma Mondelo, consciente de que esta época de éxitos acabará tarde o temprano. "Esto es excepcional. Lo habitual no es ganar, que es lo que estamos haciendo ahora. Cuando esto se acabe, que se va acabar, comenzaremos a perder. Y cuando me canse de perder ya te avisaré", dice.

"Ahora mismo estoy muy bien. Estoy en el equipo campeón de Europa, el club con el segundo presupuesto más importante, solo por detrás del Ekaterimburgo, y entrenando a esta selección", responde cuando se le pregunta por el futuro. Antes incluso de que salga el tema, habla de la WNBA. A menudo tiene que responder sobre la posibilidad de entrenar en Estados Unidos, así que se adelanta. No esconde que le gustaría, pero no lo ve muy cerca. "Son muy suyos, ellos son los mejores. Es muy difícil entrar ahí", explica el barcelonés, que ya ha entrenado en Europa y China a algunas de las mejores jugadoras del mundo.

Mondelo ha alcanzado la cúspide de su deporte, aunque pueda no parecerlo porque solo ha entrenado a equipos femeninos. Para muchos, el baloncesto masculino sigue estando por encima, y cualquier éxito en el femenino, por muy grande que sea, queda supeditado. "Yo soy entrenador de baloncesto, no de genéro", deja claro el catalán, que dice que hace un par de años le propusieron incorporarse al cuerpo técnico de un equipo ACB. "Es algo que me planteo, pero como un reto personal. Y a medio plazo, dos o tres años, no ahora", explica. A corto plazo, el Dynamo Kursk y la selección colman sus expectativas.

Darío Ojeda
elconfidencial.com
fotos: L.Mesa (LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO)