«Querer es poder» es la máxima de la baloncestista viguesa María Pérez Araújo. Un ejemplo de voluntad, empeño y perseverancia que le ha llevado a lograr, con apenas 20 años, tres campeonatos de Europa en distintas categorías de base, una plata en un Mundial, haber sido la MVP del último Europeo sub20 y su primera convocatoria con la selección española absoluta de baloncesto. Lucas Mondelo, el seleccionador español, cuenta con ella para disputar dos partidos clasificatorios para el próximo Eurobasket. Forma parte de una generación de oro del baloncesto femenino español, encaminada a que España siga siendo una de las potencias mundiales en este deporte.

La llegada a la absoluta es para ella un sueño cumplido, que llega muy pronto. «Todas las jugadoras soñamos con llegar a la selección absoluta, a lo más alto. Era algo inesperado, para nada contaba con esta llamada, creo que incluso fue repentina, aunque ahora solo pienso en aprovechar la experiencia. Ir a la absoluta me ayudará a crecer, soy todavía una baloncestista joven». Asegura que el camino no ha sido fácil. Su madre fue una histórica jugadora del Celta, por lo que vivió el baloncesto desde pequeña. «Comencé en el cole, jugué unos años en el Seis do Nadal y fiché por el Celta, club con el que debuté en Liga Femenina 2. Después me vine a Ferrol, con Lino López, y debuté en la máxima categoría. Fue el salto más grande y todo salió bien. El club, Ferrol, todo el mundo se porta bien con nosotras en el Universitario».

Entrena mañana y tarde, todos los días, y asegura que fue lo que le ayudó a mejorar. Con su equipo, el Star Center, acabó tercera en la pasada temporada, clasificándose para la Eurocup, a la que el equipo renunció por falta de dinero y pabellón. Esta temporada, el Uni vuelve a ser la revelación tras ganar cinco de los seis primeros partidos de liga. «No hay ningún secreto -explica-, tan solo la humildad y el trabajo». Tras llegar a la absoluta, todavía se marca metas: «Mi sueño es llegar a jugar unas Olimpiadas con la selección española». Del baloncesto gallego destaca que le gustaría ver al Celta en la élite: «Soy fan del Celta», asegura.

Su entrenador en el Star Center Uni Ferrol, Lino López, fue quien apostó por María Araújo. La vio jugar en Vigo y fue a por ella. No siempre es fácil dar paso a las jugadoras jóvenes en una plantilla corta como la de las ferrolanas, aunque el preparador lo vio claro desde el primer momento: «María viene del Celta, una de las mejores canteras de España -afirma-, su progresión ha sido impresionante y creo que su techo solo se lo puede marcar ella misma. Tiene un don para el baloncesto, unas cualidades innatas y si sigue trabajando y creyendo en sus posibilidades, no tiene límites».

Asegura que esta convocatoria con la selección absoluta es un premio merecido: «El año pasado ya jugó a un gran nivel y esta temporada ha comenzado la liga de una forma brillante e ilusionante. Está trabajando muy bien, día a día da pasos hacia delante. Le deseo que disfrute de esta experiencia con la que toda jugadora sueña», subraya.

Lino López asegura que lo de ir a la selección es un sueño para cualquier baloncestista: «María lo ha logrado cuando solo tiene 20 años. Ella va a tener la fortuna de debutar en un partido oficial con la selección absoluta a esa edad. Sin embargo, es plenamente consciente de todo lo que le queda por delante. Sabe en dónde estaba y a dónde quiere llegar. Le queda mucho trabajo por realizar y seguir en la línea que viene trabajando».


Los halagos son recíprocos y María Araújo también destaca a Lino López como una persona fundamental en su formación y progresión. «Sí que nos ayuda y mucho. Deposita una gran confianza en nosotras. Cuando estás en la pista sabes que si haces algo mal, siempre vas a atener unas palabras de apoyo por su parte. Creo que es algo primordial tener a un entrenador así».

José Valencia
foto: Ángel Manso
lavozdegalicia.es