María Pérez Araujo, la MVP del último Europeo U20, debutará esta semana como internacional absoluta. Será la segunda internacional de la familia: su madre Angeles lo fue allá por los años 80 y participó en un pre-europeo y en un Europeo (1983). Angeles rememora su época en la Selección, nos explica cómo es María y asegura que está “nerviosa” ante su inminente debut.

Con unos años de diferencia, pero una nueva jugadora internacional en casa… Pocas madres e hijas pueden decir lo mismo.
Es un orgullo grande grande. Y una sorpresa. La verdad es que no esperaba que María llegara a la Absoluta tan joven. Es una jugadora con un nivel alto, pero le queda mucho por crecer. Un orgullo, una sorpresa y también nervios. Estoy nerviosa por todo un poco, porque llegar a la Selección es una gran responsabilidad, y más a una como ésta, con un nivel tremendo como demuestran año a año.

¡Pero ilusionada también!
¡Claro!, porque sé que María puede estar al nivel que exige la Absoluta. Ilusionadísima y como madre nerviosa… Pero lo que tiene que hacer es disfrutar de la experiencia.

De internacional a internacional: ¿cómo define la madre a la hija?
Creo que lo que mejor la define es que es una jugadora polivalente. Con casi 1.90 puede subir el balón, es capaz de jugar de base, de alero y de pívot. Ahora mismo está jugando de ‘cuatro’, penetra, rebotea, tira…

¿Comparable a la Angeles Araujo que también llegó a la Selección?
No nos podemos comparar. Yo jugaba de ‘cinco’ ‘cinco’, en aquella época la que era alta era pívot sí o sí. En lo que quizás nos parecemos es en que tenemos las piernas largas y yo también era rápida para lo que había. Yo jugaba de espaldas al aro y ella de cara. Pero María tiene más fuerza.

Supongo que cuando supo que estaba en la lista de lo primero que hizo fue llamar a su madre…
Ya me llamó cuando supo que estaba en la lista previa, y ya estaba contentísima. Así que cuando Isa Sánchez le comunicó que iba a estar entre las doce para cubrir la baja de Laura Gil, ¡pues imagínate! Una fiesta.

¿Y qué recuerdas de tu paso por la Selección?
Tengo muy muy buenos recuerdos. Hay que pensar que en aquellos tiempos no teníamos el nivel que tiene ahora, claro. Pero éramos también un buen grupo. Recuerdo especialmente un pre-europeo, pero eran otros tiempos. Por cierto, que hace unas semanas, cuando estuve en la primera jornada de Liga, me hizo mucha ilusión coincidir con Chema Buceta, que había sido mi entrenador en selecciones de formación. Para mí llegar a la Absoluta fue un honor, ya había otras jugadoras de Vigo que lo habían conseguido, muy buenas jugadoras, y a mí me hizo especial ilusión recoger su testigo.

FEB