Las estrellas de Estados Unidos ya están en la Isla. Breanna Stewart, Sue Bird, Elena Delle Donne, Brittney Griner, Tiffany Hayes, Jewell Loyd o Diana Taurasi aterrizaron ayer en Los Rodeos sabiendo que son, a día de hoy, prácticamente inalcanzables para el resto de equipos, aunque, en la cita tinerfeña, no lo tendrán fácil.

A mediodía de ayer, Estados Unidos, que voló junto a Canadá, ponía un pie en la Isla. Las jugadoras de la WNBA iban al frente, dentro de un gran séquito que quedará hospedado, junto a España, en La Laguna Gran Hotel. Algunas de estas deportistas traen a su propio personal de seguridad, además de fisioterapeutas, cocineros y auxiliares, demostrando que, a día de hoy, están, como poco, un escalón más arriba de otras federaciones y selecciones.

Estados Unidos, encuadrada en el grupo D junto a Letonia, Senegal y China, jugará todos sus encuentros en el Pabellón Quico Cabrera, siempre en horario de las 18.00 horas para adaptarse a la mejor franja televisiva que puede tener en su país.

Una vez recogido su voluminoso equipaje y tras descansar en su hotel, las jugadoras norteamericanas se ejercitaron en el Pabellón Juan Ríos Tejera, también remozado para esta Copa del Mundo, donde coincidieron con el equipo español. Saludos entre las jugadoras y el cuerpo técnico y descanso tras un largo viaje para volver a trabajar hoy, en el mismo escenario.

Desgraciadamente, el nivel económico de las jugadoras de Estados Unidos en la WNBA no se acerca al de sus compañeros hombres, algo que ha despertado un debate en aquel país.

La súper estrella Breanna Stewart tuvo un salario la pasada campaña de 56.793 dólares en las Seattle Storm, diez veces menos que el mínimo en la NBA. Esta circunstancia provoca que muchas jugadoras hagan las maletas y compitan algunos meses en China, donde en menor tiempo en proporción, se ganan salarios mayores.

Stewart, además, es una firme defensora de los derechos de la mujer y una de las caras más visibles a la hora de reivindicar mejores condiciones de trabajo, al menos, en el reparto de los beneficios que genera la WNBA, como ya hicieron en la categoría masculina.

diariodeavisos.com