Su carrera deportiva está ligada al éxito, sea en el ámbito de los clubes o de la selección española. La semana pasada se oficializó el fichaje de Marta Xargay (Girona, 20-12-1990) por el Dinamo de Kursk por dos años. En el club ruso coincidirá con jugadoras de talla mundial y, juntas, tendrán el objetivo de ganarlo todo. Antes, a partir de mañana, disputará el mundial de Tenerife. En los dos equipos, un punto en común primordial: el entrenador, Lucas Mondelo.

Cuando aparece el interés del Dinamo de Kursk?

En diciembre pasado. Era una propuesta muy tentadora y realmente cómo puedes decir que no a un equipo que aspira a todos los títulos y la posibilidad de compartir vestuario con cracks de primer nivel mundial? No me pude resistir. Voy aceptarla y abrí una nueva etapa en mi carrera.


Veía terminado su ciclo en Praga?
Tenía esta sensación, sí. Allí, he pasado tres años magníficos, ganando títulos y llegando a dos finales a cuatro, pero tenía ganas de cambiar. En Praga, he evolucionado y crecido mucho como jugadora y, por ejemplo, la temporada pasada ya dispuse de muchos minutos y tuve gran peso en el equipo.


El técnico al equipo ruso es Lucas Mondelo. No es casualidad.
Nos conocemos muchísimo y eso lo hace todo más fácil. Piensa que hemos trabajado juntos casi ininterrumpidamente desde que tenía 18 años y ahora tengo 27. Sabe mis virtudes y cómo explotarlas al máximo. De hecho, el Lucas [Mondelo] sabe qué pienso y como estoy sólo mirándome. No hace falta ni que me pregunte nada. Además, ni él ni yo soportamos perder. Juntos somos un cóctel molotov [risas].


En Rusia tendrá de compañeras Candace Parker, Breanna Stewart, Epiphanny Prince, Sonja Petrovic y Anna Cruz, entre otros. Es la mejor plantilla en la que ha estado?
Seguramente, aunque en Salamanca, cuando ganamos la Euroliga [2010/11], también teníamos un equipazo, con Alba Torrens, Silvia Domínguez, Belinda Snell, De Souza, Sancho Lyttle ... Ahora la situación es diferente. Yo misma estoy en otro momento de mi carrera. He crecido mucho en todos los sentidos; soy más madura y consciente del talento brutal del que estaré rodeada.


Anna Cruz ya le explicó que se encontrará, a Kursk?
Me parece que no me encontraré casi nada, a Kursk [risas]. La ciudad no tiene nada de especial y el frío y la nieve en invierno tampoco ayudan. Lo más complicado son los viajes. Las conexiones son difíciles y casi siempre hay que ir en tren de Kursk en Moscú [la ciudad está situada unos 450 kilómetros al sur de la capital rusa] para coger los enlaces en avión. Este hecho provoca que se pase mucho tiempo en Moscú, sobre todo cuando vuelves de viaje de Euroliga y tienes que jugar para Rusia el fin de semana.


Hacer el equipo y definir roles con tantas estrellas es imprescindible.
Lógicamente, una cosa es hacer la plantilla y otra, construir un equipo. Pero estoy convencida de que la cohesión no será difícil. Somos jugadoras experimentadas, versátiles, que nos adaptamos a diferentes posiciones y seguro que cada pondrá su talento al servicio del equipo. Yo, por ejemplo, tengo claro que mi aportación anotadora bajará, pero no tengo ningún problema en ayudar en otros aspectos, sea en defensa o asistiendo.


El curso pasado, el Ekaterinburg ganó la Euroliga y la liga rusa. Exigencia y presión para recuperar la hegemonía en los dos lugares?
Soy consciente de que habrá porque se trata de un equipo que aspira a ganarlo todo. Pero, al final, la exigencia te la pones tú misma. Yo siempre quiero ganar y voy allí a ganar. Sobre todo, la Euroliga. Creo que todas las que iremos allí este año sabemos que al menos se ha de llegar a la final. Luego, esto es deporte y quizás no la ganas. Pero yo siempre digo que, si lo has dado todo, quizás la derrota es menos dolorosa.


Mañana comienza el mundial. ¿Qué implica ser anfitrión esta vez?
Es un mundial complicado, quizás el más complicado de los últimos años para que, aparte de los Estados Unidos, hay muchas selecciones capacitadas para hacer daño, con argumentos. Es el caso de Australia, Japón, Francia o nosotros mismos, que podemos dar algún susto incluso a las americanas.

Las ve vulnerables esta vez?
Es evidente que están en otro nivel, pero también son humanas. Eso sí, esta vez tienen alguna baja como Maya Moore o Fowles, y esto les resta un poco de potencial. Ahora bien, todas las que irán son jugadoras top, con recorrido en la WNBA. Pero los partidos se deben jugar y veremos si alguien las puede sorprender.


Se vuelve a ver al podio en un mundial? Sería el tercero seguido.
Nuestros éxitos continuados pueden hacer pensar que ganar medallas es fácil, pero cuesta mucho, muchísimo. Requiere trabajo y constancia. Nosotros, como siempre hemos hecho, lo daremos todo en cada partido, empezando por el de Japón de mañana por la noche, pero a veces no todo sale como te gustaría. Hay muchos factores. Tengo confianza en que esta vez todo volverá a ir bien

Jordi Prat
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO