La U16 Femenina está en cuartos de final tras sufrir y pelear en un partido épico ante Rusia. La cita será el viernes (18:45 h) y el seleccionador, Mario López, nos da las claves.
Tienen 16 años, es su debut en competición internacional oficial, y han pasado por un momento de máxima tensión: unos octavos de final, ante Rusia, decididos en los últimos segundos de partido. Crecer desde el sufrimiento como nos apunta el seleccionador, Mario López, que nos habla del rival de este viernes, la República Checa: “no deja de ser el campeón de Europa, ha jugado las tres últimas finales de la categoría, aunque sabemos que ya no queda enemigo fácil. Será una nueva final y tenemos que intentar salir con una disposición más agresiva, más fuerte y más duradera que en el partido ante Rusia.” Para López la clave será hacer un partido “sólido, con pocos errores, permitiendo pocas canastas fáciles y con una defensa fuerte que nos permita contraataques y estar más acertadas en ataque.”

Mario López hace un repaso de la participación de España en este Europeo de Udine: “sabíamos que iba a ser un grupo difícil, con Alemania como la gran favorita. Sin embargo logramos hacer una gran defensa y perder un partido que teníamos ganado. No estuvimos acertados en ataque ni mentalmente fuertes en el tramo final, aunque tuvimos el último tiro para ganar. Después de perder ocho puntos en los últimos cinco minutos la prórroga fue ya imposible.”

También reconoce Mario López que “ante Portugal y durante momentos concretos del partido de Hungría hicimos un muy buen baloncesto. Además son dos equipos que han puesto en aprietos en octavos a grandes equipos.” Y luego llegó el partido ante Rusia de octavos: “se trataba de luchar por evitar el descenso o entrar entre los ocho primeros. Un cara o cruz en este nuevo sistema de competición. Eso lo notamos, hubo miedo a la derrota y eso no nos dejó estar agresivos en ataque. No tuvimos acierto en el tiro y Rusia nos planteó un buen partido con muchos cambios defensivos.”

Sobre ese final insiste Mario López: “tenemos que, a partir de esa victoria, mejorar y crecer conociendo nuestras carencias y errores, pero también nuestras virtudes” y reflexiona sobre ese espíritu competitivo en jugadoras de 16 años: “algunas han podido vivir situaciones parecidas en Campeonatos de España pero es cierto que no tienen experiencias en finales tan apretados. Tenemos que conseguir que después de un error, piensen en la jugada siguiente, y no en la anterior.”

FEB