Xu Han, una pívot de 2.00 metros con un futuro espectacular, aparta a España del sueño de semifinales en un partido en el que las chicas han sacado todo su orgullo, compromiso y esfuerzo.

El partido de cuartos de final se preveía difícil pero con opciones. China es un equipo que juega con 6-7 jugadoras, y con un baloncesto en torno a su gran estrella: Xu Han, una pívot de 2.00 con una gran movilidad y que tiene un futuro espectacular. Las chicas de Víctor Lapeña han jugado con intensidad, con inteligencia y con mucho carácter. Con un partido bien planteado España tenía el partido donde quería a seis minutos para el final (48-43) pero los tiros en los últimos minutos no han entrado y el rebote ofensivo de China sentenció el choque. Ahora toque conseguir una buena clasificación y una quinta plaza del mundo que otorgaría puntos a España para el ranking FIBA.

Intensidad para un pase a semis (15-16)
Los primeros tres minutos fueron de una intensidad brutal con Lola Pendande haciendo un gran trabajo en defensa con la china Han. Las exteriores anotaban desde fuera (6 puntos de Ayuso y 5 de Prieto) con acierto desde la línea de 6,75. Silvia Serrat aprovechaba la línea de fondo para atacar la zona de sus rivales. Los problemas venían por el rebote defensivo, que costaba mucho capturarlo sin oposición, y evitaba que España pudiera correr.

Banquillo contra el quinteto chino (31-33)
El partido se enredó en los primeros minutos del segundo cuarto. Más intensidad defensiva y pocos tiros fáciles. Una pérdida de balón con contraataque fácil de China provocó el primer tiempo muerto de Víctor Lapeña. Era el momento de tranquilizarse y llevar a cabo el juego contra zona practicado en los últimos días. Las asiáticas no movían prácticamente el banquillo mientras que España apretaba con jugadoras de banquillo como Lucía o Natalia Rodríguez.

El sexto jugador no falló (44-41)
Las chicas habían publicado un video pidiendo ayuda a la afición de cara a este trascendental partido. El Pabellón Siglo XXI respondió y España se colocó por delante muchos minutos después. Una canasta de Lucía Rodriguez pone el 37-35 para la alegría de las gradas que ve unas posibles semifinales en el horizonte. China seguía cerrada atrás, sin hacer cambios y con Lingge Zhang ayudando a Han en tareas ofensivas.

La victoria se escaba entre los dedos (51-54)
El partido estaba donde quería Víctor Lapeña. España dominaba y llegaba a los últimos minutos con opciones. Incluso se puso en zona para variar el ritmo de partido y asegurar mejor el rebote defensivo. A falta de seis minutos el marcador señalaba un 48-43, pero a partir de ahí el aro de China se hizo más pequeño. No se pudo correr, y con el ataque estático Han se hizo más grande. La última canasta del partido, conseguida tras tres rebotes ofensivos fue un paradigma del desequilibrio que generaba la gigante asiática. No pudo ser. Las jugadoras quedaron muy tocadas porque vieron la victoria muy cerca

 

VÍCTOR LAPEÑA: "ESTOY TRISTE POR ELLAS"
Víctor Lapeña pensaba más en sus jugadoras que en la clave del encuentro: “Una pena sobre todo por las chicas. Era su Mundial, después de haberlo pasado mal el año pasado. Creo que hemos hecho una primera fase fabulosa pero hoy no hemos tenido el acierto necesario, la templanza para jugar los últimos minutos” El seleccionador recuerda ”que tienen 16-17 años. Hay que dar la enhorabuena a China y seguir para adelante porque esto no ha acabado”.

Sobre el análisis del partido Lapeña cree que “hemos tenido muchas opciones de tiros buenos, hemos controlado durante fases el juego, y hemos sabido la forma de atacarlas. Nos ha faltado contraataque para mi gusto y control del rebote defensivo, que no lo hemos conseguido ni siquiera contra la zona.”

Como conclusión Lapeña afirma que “estoy triste por ellas y pensando en recuperarlas para el siguiente partido. Ahora tenemos que luchar por el 5º puesto y se llevan muchas cosas de aquí como experiencia.”

 

FEB