Después de perder de forma cruel el cruce de cuartos de final, España ha vencido en un partido muy complicado a Canadá, campeón de América, y luchará por la quinta plaza. Lección de carácter de un equipo competitivo.

Tener 17 años, jugar un Mundial en casa y caer eliminado en los últimos minutos de los cuartos de final. Levantarse al día siguiente y enfrentarse al campeón de América (por delante de Brasil y Estados Unidos). Llegar al último cuarto por detrás en el marcador… y vencer ese partido. Eso lo puede hacer  un EQUIPO con mayúsculas, un grupo de jugadoras con mucho carácter y talento.

Reacción tras un intenso comienzo canadiense (21-17)
Comenzó el partido con un preocupante 0-7 para una Canadá con mayor intensidad en los dos lados del campo. El físico de las americanas se imponía a una España que tardó en reaccionar. Pero lo hizo. De la mano de Paloma González, que estuvo muy incisiva en ataque dando velocidad al juego, y de Silvia Serrat, una jugadora que ha ido cogiendo confianza con el paso de los partidos y que tiene una gran inteligencia para leer el juego. El rebote se igualaba y España comenzaba mandando.

Canadá mete músculo en el interior (36-39)
España se encontraba cómoda en el partido pero Canadá es un equipo muy solvente, con un buen poderío físico y que en este segundo cuarto estuvo acertado en el tiro. La defensa española tenía problemas y el marcador volvió a sufrir un vuelco.  Alba Prieto cogía responsabilidad en ataque mientras que la canadiense Makolo hacía daño desde el perímetro. Un par de acciones de garra de Pendande motivaban al equipo español que se iba al descanso por debajo en el marcador.

El rodillo canadiense no cede (50-57)
España lo seguía intentando, con una Sofía Galerón muy acertada en estos minutos. Paloma González quería correr siempre que se cogiera el rebote defensivo pero Canadá seguía siendo un rodillo. Un equipo constante, sin muchas fisuras y metidas en el encuentro. Pasito a pasito iban dominando el resultado y el juego, con una España a la que le estaba costando anotar.

Victoria meritoria ante el campeón de América   (75-72)
Sofía Galerón y Lucía Rodríguez comenzaban el cuarto anotando pero las canadienses no perdían los nervios y manejaban la ventaja, incluso lo ampliaron a un 65-57 faltando 5 minutos. Pero apareció el carácter de Paloma, la calidad de Alba y Sofía, y la inteligencia de Silvia para ir anotando (algunas veces de 3 en 3 sacando personales a sus rivales) para dar la vuelta al marcador. El temple de Alba Prieto desde el tiro libre confirmó una victoria importantísima para el resultado final y la confianza de las jugadoras.

FEB