93421 2Una gran primera parte y una oportuna reacción tras el descanso junto con la gran actuación de Ginzo (22-14) permitió a España ganar el cruce de cuartos ante Turquía y meterse en la lucha por las medallas.

Turquía 57-67 España (Estadísticas FIBA)

Con la sociedad Alonso-Solé funcionando eficazmente en ataque y todo el conjunto bien armado y consistente en defensa España hizo una brillante puesta en escena durante el primer cuarto. Un inicio importante en un partido en el que los nervios, la presión excesiva, podían condicionar. Pero ese 11-22 del minuto 10 demostraba tanto la solvencia en las dos partes  de la pista como la capacidad para jugar el partido al ritmo alto e intenso que le convenía a España.

En el segundo cuarto Turquía sacó carácter y acierto y consiguió acercarse peligrosamente (19-22) pero ahí apareció Ginzo, reboteando y anotando y España volvió a ampliar distancia en una apuesta permanente por un ritmo alto, intenso que le llevo a marchar al vestuario al descanso con una ventaja de 10 puntos, importante ventaja teniendo en cuenta el marcador 22-32.

 Pero algo extraño sucedió tras el descanso y un 13-0 de parcial favorable a Turquía dio la vuelta al marcador apareciendo las señales de alarma aunque nuevamente y tal como ha sucedido en algún otro momento del campeonato, España mostró ese carácter ganador que le ha llevado a la lucha por las medallas y recondujo la situación, desde los cambios tácticos, desde la inspiración de Ginzo y partiendo de una nueva ventaja 45-54 al inicio del último cuarto supo administrar diferencias consiguiendo la victoria y con ello ese paso decisivo para disfrutar de un fin de semana de reto por las medallas.

FEB