La Selección U18 Femenina subió al segundo escalón de pódium al perder la final ante Francia, de forma cruel, tras firmar un campeonato extraordinario. Las lágrimas de nuestras jugadoras, desgastadas por el esfuerzo realizado, se convertirán en orgullo por el gran trabajo realizado durante todo el Europeo.

Orgullo de volver a situar una selección española en una final, de volver a competir por lo máximo, hasta el último partido de la competición. En lo que llevamos de verano hemos vivido oro en las selecciones U20 en una excelencia de resultados convertida en normalidad desde hace muchos veranos y que hace que algo excepcional como es ser números uno se convierta en habitual. Detrás de esos éxitos, decenas de entrenadores y entrenadoras que desde los clubes y Federaciones Autonómicas han descubierto, impulsado, formado los nuevos y emergentes talentos que cada año fluyen desde la base de nuestro deporte. Los técnicos y las compañeras y rivales de esas doce elegidas de cada generación también forman parte del éxito.

Fue una final atípica, con el partido interrumpido muchos minutos en los primeros minutos a casusa de las goteras provocadas por la tremenda tormenta que afectaba al centro de Europa. Un mal inicio 12-4, un rival potente como Francia que impuso su fuerza en el primer cuarto con un parcial final de 19-9 y que condicionó el desarrollo del partido porque si España se había impuesto por intensidad y agresividad en todos los partidos anteriores, esas virtudes también las poseen las atléticas jugadoras francesas que colapsaron el ataque español en la primera parte, afectado también por la inoportuna lesión temporal de la mejor de nuestras anotadoras, Ginzo, en los últimos minutos del segundo cuarto. La ventaja gala al descanso era de 13 puntos (32-19). Los bajos porcentajes en triples, 1 de 8, y el dominio francés bajo los aros condicionaba el rendimiento.

Tras el descanso la ambición de nuestra selección le llevó a pelear el partido, incluso reducir diferencias siete puntos gracias a un tremendo esfuerzo defensivo a toda pista, como siempre en el campeonato pero ahora ya con el hambre y ansiedad que genera el saber que no había un mañana. España lo se dejaba nada en la pista, lo entregaba todo y más, de las que pepeaban por remontar y de las que desde el banquillo animaban sin descanso. Pero aunque reducida en dos puntos la diferencia gala seguía siendo amplia al final del tercer cuarto (45-34).

Remar contracorriente tras un campeonato durísimo y ante un rival de la fortaleza física y el talento de Francia tenía que acabar pasando factura. 52-34 en el minuto 32, un mazazo ya de muy difícil recuperación, física y anímica. Con la moral alta y el viento a favor Francia anotaba desde la línea de tres convirtiendo cada triple en un golpe más a la moral española. La resistencia de nuestras jugadoras fue cediendo por el desgaste acumulado y el resultado final acabó siendo exagerado aunque sí confirmó el gran nivel de la campeona Francia.

 


M.Á. ORTEGA: "HEMOS DADO SENSACIÓN DE EQUIPO"
Dos títulos y una medalla de plata en la misma temporada, con tres equipos distintos. El subcampeón de Europa U18 ha sido campeón también de la Liga Femenina y de la SuperCopa.

"Mañana valorarán esta plata como se merecen. Sin ninguna duda. Hemos mejorado las expectativas y hemos dado una sensación de equipo" afirmaba un Miguel Ángel Ortega que, como sus jugadoras, también se lamentaba de esa final: "evidentemente después de jugar la semifinal ante Rusia de forma tan brillante, teníamos mucha ilusión en este partido, pero Francia ha sido superior".

Ortega reconocía que "hay que estar muy contentos y felices de este resultado, que es al final un reconocimiento al trabajo de los clubes, de entrenadores,... en la Selección recogemos el trabajo que se hace durante todo el año." El seleccionador U18 también añadía que "hemos tenido algunos problemas en la preparación que igual nos han podido condicionar pero me quiero quedar con el buen sabor de boca de la medalla."

Comenzó la temporada Miguel Ángel Ortega dirigiendo al Spar Citylift Girona, terminó en el Perfumerías Avenida y enlazó con la concentración de la U18 Femenina. Tres aventuras de las que se lleva dos títulos diferentes, una medalla de plata y la sensación de haber vivido una temporada casi perfecta.

Nacido y formado en L’Hospitalet, Miguel Ángel Ortega tiene un amplio curriculum como entrenador masculino en equipos gallegos (Ferrol, Vigo, Pontevedra,…) tanto en Liga Endesa como en Ligas LEB. Pero su llegada al baloncesto femenino ha sido espectacular. Después de una experiencia en Ibiza realizó dos temporadas magníficas en Burgos y Cadi La Seu, con plantillas muy jóvenes y humildes.

Llegó al Spar Citylift Girona con el que consiguió la Supercopa de la temporada pasada, venciendo al Perfumerías Avenida contra pronóstico. Después de la Copa de la Reina (único título que se le ha escapado este año) dejó Girona y se unió al final de la Liga Regular al Perfumerías Avenida. Consiguió el objetivo: el título de Liga, y se embarcó en el proyecto de esta Selección U18 Femenina.

Después de haber sido ayudante de José Ignacio Hernández en el oro de Lanzarote de la U20 Femenina del pasado verano, Ortega también ha subido podio con una generación con menos estrellas, pero formando un bloque sólido y conjuntado.

 


NAIRA CÁCERES EN EL QUINTETO IDEAL

Subcampeona de Europa, España también ha tenido un representante en el quinteto ideal del campeonato: la alero del Spar Gran Canaria, Naira Cáceres.

El juego coral de España podía haber incluido en el quinteto ideal a Paula Ginzo, Lucía Alonso,… pero los periodistas acreditados en Hungría se decantaron por Naira Cáceres. La alero canaria comparte galardón con la húngara Reka Lelik, la letona Digna Strautmane, la rusa Raisa Musina y la MVP del torneo, la francesa Alexia Chartereau.

Naira ha promediado 8 puntos por encuentro, 6 rebotes y casi 2 asistencias. Una jugadora de carácter, ha sido decisiva en los momentos importantes del torneo, tanto en ataque como en defensa. Jugadora muy completa ha conseguido en Hungría su quinta medalla con Selecciones, incluida el bronce en el Mundial U18 3x3 de este mismo verano.

De hecho ya fue campeona en esta categoría, la U18 Femenina, en el Europeo del verano pasado en Eslovenia. También tiene un bronce en el Europeo U16 y una plata en el Mundial U17. Con esta plata España tiene también el pasaporte para el Mundial U19 del próximo verano en Udine.

FEB