El líder de la Euroliga, Fenerbahçe, suda hasta el final para romper la imbatibilidad europea en casa del Uni pesar de los 28 puntos de la estrella ucraniana

 

Los 28 puntos de una máquina, física y de jugar al baloncesto, como la ucraniana Alina Iagupova; una tripleta arbitral encabezada por un representante de la potente liga de Malta; y el potencial de un equipo pensado para jugar la Final Four acabaron con la imbatibilidad del Spar CITYLIFT Girona en Fontajau en la Euroliga, pero no con el enamoramiento de la gente de Fontajau con una competición que está disfrutando jugada a jugada, partido a partido. Gane o pierda su equipo. Sopron, Dinamo de Kursk y Montpellier habían caído en Girona y anoche el Fenerbahçe vio como el Uni casi le remontaba una ventaja de 17 puntos. Las gerundenses se pusieron aa cinco puntos en el último minuto, pero dos tiros libres de Iagupova y un baloncesto de Anna Cruz abrieron la puerta que el líder se convirtiera en el primer visitante a ganar en Fontajau en esta Eurollliga (57-62 ).

Una parte importante de los 3.000 espectadores de Fontajau aún no habían tenido tiempo de encontrar sus asientos y el Uni ya ganaba por 10 puntos. Con sólo dos minutos y siete segundos de partido jugados, el técnico español del Fenerbahce ya tuvo que pedir tiempo muerto. Su equipo acababa de ser el invitado de piedra a una espectacular puesta en escena del Uni, que le clavó un 10-0 de salida con un juego deslumbrante empezando por dos demostraciones de técnica individual de Elonu y Vasic; y una lección de correr y buscar la mejor pase de Mendy y Laia Palau. Evidentemente, esto no podía durar para siempre y, poco a poco, el Fenerbahçe en general y la ucraniana Alina Iagupova en particular comenzaron a hacer valer su talento físico.

Al final del primer cuarto todavía estaba ganando el Uni (20-14), pero con un arbitraje muy permisivo con los contactos las turcas se encontraron como pez en el agua en un segundo período en que vieron como sólo los silbaban tres faltas a pesar de jugar siempre al límite. El duodécimo punto de Iagupova, un triple, ya llegó con el Fenerbachçe por delante en el marcador (22-24), y allí se terminaron de complicar el partido, el arbitraje y el panorama para el Uni. Mendy volvió del banquillo sin el protagonismo ofensivo del inicio del partido y, por el lado turco, Ceciclia Zandalasini apareció justo en los pocos momentos que Iagupova cogía aire en el banquillo.

Cuatro puntos seguidos de la jugadora italiana habían provocado que el Fenerbahçe abriera un poco de hueco en el marcador (24-30) justo antes de que los árbitros acabaran definitivamente con la paciencia de Fontajau. Iagupova la clavó de tres en una jugada en la que Nicholls había hecho unos pasos de libro: abucheo general de los tres mil espectadores de Fontajau y, con la broma de mal gusto de una falta en ataque del Uni en el siguiente ataque, todo ello acabó con una técnica a Surís. Zandalasini anotó el tiro libre y Iagupova remató la primera mitad anotando el 28-40.

Remontar no era fácil. Y el Uni lo intentó. Pero siempre se encontró con Alina Iagupova delante. Entre la ucraniana y la fuerza interior de Williams, Stokes y Nicholls, habían levantado la diferencia hasta los 17 puntos (34-51); y, poco después, cuando las turcas veían como el Uni estaba intentando remontar (41-51, Vasic), Iagupova anotó un triple que hizo enmudecer Fontajau. Era su vigésimo sexto punto.

Con 14 puntos abajo en el marcador al inicio del último cuarto, dar la vuelta al partido parecía absolutamente imposible (42-56), pero el Uni no dejó de creer. Y con la ayuda de Fontajau casi lo consigue. Cuatro puntos seguidos de Sykes abrieron el camino y, con 49-56 en el marcador, Sonja Vasic no pudo anotar un triple que habría hecho derrumbarse metafóricamente un Fontajau que ya veía una nueva hazaña como la de la semana pasada contra el Montpellier. Pero Vasic no vuelve a ser aún Sonja Petrovic. Ya lo será. Paciencia.

Su amiga Palau sí rebajó la diferencia a sólo cinco puntos a un minuto y medio del final, pero Iagupova supo responder bien desde la línea de tiro libre, como Anna Cruz lo haría después a un baloncesto de Coulibaly. El Fenerbahçe no se dejó sorprender y el partido acabó con un 57-62 que mantiene las turcas líderes en solitario y obliga las gerundenses a sumar victorias lejos de Fontajau.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)