Iván Torinos (Barcelona, ​​09/19/1972) inició sus pasos en el Santiago Apóstol y pasó por el EP Las Cortes, Oscus y Laietà, después el Barça cadete, el Cornellà femenino y el Femení Sant Adrià hasta que ingresó el programa del Siglo XXI de la Federación Catalana. Y de allí hacia Japón.

 


¿Qué le llevó a Japón?
Uno de mis sueños desde hace muchos años era poder dedicarme de manera profesional a entrenar, convertir mi pasión en mi profesión, y la experiencia que estoy pudiendo disfrutar estos años en Asia es, hasta hoy, una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.


Como le salió la posibilidad de ir a entrenar allí?
Hace dos años, los Toyota Antelopes quisieron fichar al Lucas Mondelo como entrenador para su proyecto, pero tenía contrato con el Kursk y no era viable la operación. Su representante, que era el mismo que mi [Lluís Túnez, de Regeneracom Sports], me ofreció y decidieron ficharme.


Estaban bien valorados, los técnicos catalanes, en el extranjero?
Creo que el colectivo de entrenadores catalanes está preparado para cualquier reto profesional que se le pueda plantear en el extranjero. La excelencia profesional es un proceso de aprendizaje constante y creo que somos muchos dentro del colectivo los que día a día trabajamos apasionadamente para conseguirla.


Y termina el primer año y llega Lucas Mondelo ...
Fue una alegría personal y profesional. Primero por amistad y luego por la posibilidad de poder trabajar con uno de los mejores entrenadores de alto rendimiento en activo. Soc afortunado y le estoy agradecido por lo que ha hecho por mí. Toyota fue honesto con todos antes de empezar el primer año y nos informó que la temporada siguiente querían el Lucas como primer entrenador, siempre que fuera posible. Desde el primer momento fueron claros.


Como la filosofía de vida aquí?
Por un tema sociocultural, Japón ha sido y es un país muy jerárquico en su vida y sus costumbres. El respeto por los entrenadores, incluso entre las mismas jugadoras, es muy alto. El denominador común es el trabajo y la dedicación horaria a todas las cosas que rodean su vida. Hay que tener presente, por ejemplo, que las jugadoras en edades comprendidas entre 14 y 18 años se entrenan un mínimo de 25 horas semanales, lo que para nosotros es sorprendente pero para ellos es normal. Es una sociedad discreta y responsable.


¿Qué potencial de baloncesto tiene Japón?
Hay dos realidades diferentes: la femenina y la masculina. La femenina lleva años consiguiendo éxitos en Asia: cuatro veces consecutivas han ganado Asia Cup, lo que sería el Europeo, y posee la mejor generación de su historia para disputar los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Necesitan un éxito en una gran competición para alcanzar un cambio de tendencia. Es un baloncesto basado en la velocidad, tanto en el ritmo como en la ejecución de las acciones, y con el tiro exterior como herramienta más importante en su juego. La masculina, en cambio, a pesar de contar con jugadores en órbita NBA como Rui Hachimura, Yuta Watanabe y Yuda Baba, no posee en la actualidad suficiente nivel para poder competir con garantías internacionalmente.


¿Cómo ha vivido el Covid-19?
Hay preocupación con la pandemia y sus consecuencias y existe la desilusión de no poder celebrar los Juegos este verano. Ahora estamos en estado de emergencia hasta el 31 de mayo, pero aquí es una "recomendación" no salir a la calle, no una obligación, por lo tanto se confía en la responsabilidad individual de cada persona. La sociedad japonesa es prudente y limita las actividades que no sean imprescindibles en la calle.

El paso previo a Japón fue en el Siglo XXI. Hay mantiene contacto?
Estuve nueve temporadas, una de las mejores etapas de mi vida a todos los niveles. Lo recuerdo como si fuera ayer, entrar en el despacho del Xavi Rodríguez con el Ricard Daura y salir ilusionado por tan afortunado que me sentía de poder formar parte del programa. Vivencias fantásticas junto al Ramon Jordana, y luego como director con fantásticas jugadoras y sus familias. Siempre que vuelvo a casa paso por la Blume. Mantengo el contacto y la amistad con Javi Torralba y el Isaac Pujol, pero intento mantener contacto con el resto del staff. Y por supuesto con Xavi Rodríguez, que confió en mi trabajo desde el respeto, con confianza personal y profesional.

 

Xavi Ballesteros
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: Toyota Antilopes