La FIBA confirma que la Euroliga se jugará en Girona, pero es difícil que haya público

 

Desentrañar de las restricciones vigentes en cuanto al público en los espectáculos deportivos en el primer tramo de la desescalada que se anunciaron ayer, es la gran duda que queda pendiente de la disputa de la Euroliga en Fontajau aquí a dos semanas. También ayer, la FIBA ​​volvió a confirmar que Girona será una de las cuatro sedes de la primera burbuja de la fase de grupos de la Euroliga con Spar Girona, Ekaterinburg, Schio y Riga jugando seis partidos en Fontajau entre el martes 1 de diciembre y el viernes 4. habrá dos partidos martes, jueves y viernes; el primero a las cinco de la tarde y el segundo a las ocho de la tarde. El equipo anfitrión, ahora entrenado por Alfred Julbe, siempre jugará en este segundo horario, el de las ocho de la tarde, enfrentándose el día 1 de diciembre al Riga letón, el 3 al Ekaterimburgo ruso y el 4 al Schio italiano.

En el proceso de desescalada anunciado ayer por la Generalitat, los deportes en espacios cerrados pueden tener un aforo del 30%, igual que teatros y otros recintos culturales, y el Spar Girona aferra a ello para pensar que sus abonados podrán ver en directo los partidos de la Euroliga. Un 30% del aforo de Fontajau, que tiene 4.200 sillas una vez descontada la grada retráctil, serían unos 1.400 espectadores. Suficientes para hacer entrar la mayoría de los abonados que tiene ahora mismo el club. En cualquier caso, muchas interpretaciones del anuncio de desescalada de ayer, entienden que el aforo del 30% en espacios cerrados se refiere a los practicantes y no a los espectadores en competiciones Professsional. Hecho que cerraría la puerta al deseo del Spar Girona de jugar la Euroliga con público.

 

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)