Blanca regresó a casa tras casi dos años y, concluido su ciclo universitario, afronta el inicio de su carrera profesional

 

Tras casi dos años sin estar con su familia y amigos por el dichoso COVID, la santiaguesa Blanca Millán por fin pudo regresar a Compostela y disfrutar de familia y amigos. Tras cerrar su exitoso ciclo universitario con las Black Bears de Maine, la jugadora santiaguesa deja atrás cinco años en EEUU en los que ha crecido como jugadora y como persona, "he madurado en todos los sentidos", señaló en la entrevista concedida al SER Deportivos de Radio Galicia.

Le toca ahora esperar a que lleguen ofertas y elegir la más interesante para iniciar su carrera como profesional, en la que prioriza "tener minutos, pelear por ganar títulos y seguir mejorando como jugadora". A sus veintitrés años, cumplidos este mes de mayo, Blanca reconoce que "si puedo jugar en un equipo competitivo de la liga española, perfecto. Si no es así, tampoco me costará coger las maletas e irme a una liga extranjera que sea competitiva".

cadenaser.com