El equipo de Jacinto Carbajal también planta cara al conjunto charro que solo le pudo ganar por doce puntos

 

Casi todos los equipos de Liga Endesa darían por bueno perder por 12 puntos con Perfumerías Avenida, con lo que el Recoletas Zamora tiene que estar muy satisfecho con que, siendo un conjunto de Liga Chanllenge, fue capaz ayer de plantar cara al mejor equipo español de la última década.

Perfumerías Avenida está muy lejos del equipo que volverá a luchar por todo esta temporada, y no sólo por estar en pretemporada sino porque todavía no cuenta con sus jugadoras WNBA ni tampoco con Mia Masic que se lesionó en el último amistoso en Plasencia. Pero aún así, cuenta con cuatro jugadoras olímpicas con España como son Nogaye, Leonor Rodríguez, Maite Cazorla y Andrea Vilaró, además de las interiores Emese Hof, Shante Evans y Mariella Fasoula -hija del mítico jugador griego- que le aportan un enorme componente físico al juego interior salmantino.

Frente a esto, el Recoletas Zamora poco tendría que hacer, teniendo en cuenta la diferencia de categoría que separa a ambos conjuntos: uno que volverá a luchar por la Euroliga, y el naranja que se conformará como recuperar la Liga Endesa perdida.

Pero los partidos de pretemporada son propicios para que los equipos pongan sobre la cancha lo mejor de si mismos, y este nuevo Recoletas no se corta para nada en ello. Ya pasó en los partidos anteriores y sigue pasando, que este Zamarat se crece ante rivales superiores y el 29-37 con que se alcanzó el descanso en el Angel Nieto habla a las claras del desparpajo con que las de Jacinto Carbajal se enfrentaron al Avenida en una nueva edición del derbi autonómico.

Las zamoranas comenzaron el encuentro dominando el marcador y no poco le costó a las de Roberto Íñiguez tomar la delantera.

Bien es verdad que Íñiguez comenzó a dar minutos a sus jugadoras juniors a partir del 15-30 en el minuto 15, pero el Zamarat mantuvo en todo momento un ritmo altísimo, como ha ocurrido en amistosos anteriores, sin lagunas, con solidez atrás, y con acierto desde el perímetro, armas que permiten a cualquier equipo recuperarse por mal que le vayan las cosas. Tres triples casi seguidos al final de la primera parte hicieron que el marcador pasase de un preocupante 16-37 al 29-37 del descanso tras un parcial de 13-0 que pocas veces encajará Avenida esta temporada.

Dos triples de Leo Rodríguez pusieron de nuevo las cosas muy de cara para las visitantes, pero en este comienzo del tercer cuarto surgió una Morgan Green especialmente activa y el Recoletas se volvió a montar en su desparpajo para decirle a su rival que si quería ganarle, tendría que currárselo. Y se despacharon las naranjas con un 8-0 para acercarse a cinco puntos de las candidatas a lograr la supercopa de España el próximo fin de semana. Avenida hacía lo que podía porque las reservas físicas ya eran escasas para ambos rivales y cerró como pudo con un 41-55 el tercer cuarto.

Roberto Íñiguez se había olvidado de sus juniors y ya solo utilizaba jugadoras de primer nivel para despejar cualquier duda de qué equipo va a ser el campeón de Castilla y León este año. Silvia Domínguez acertó con un triple y el 43-62 pareció cerrar la contienda pese a que Jacinto Carbajal solicitó un tiempo muerto para dar oxígeno a sus jugadoras.

Aún hubo tiempo para una espectacular jugada finalizada con un triple de Isabel Latorre que hizo desesperarse a Íñiguez con sus jugadoras que ya no fueron capaces de incrementar su renta pese a cerrarse en defensa zonal en los últimos minutos.

 

Manuel López-Sueiras
foto: Emilio Fraile
laopiniondezamora.es