La estadounidense, una de las mejores jugadoras de baloncesto del mundo, ha sido condenada en Rusia por posesión y contrabando de drogas.

Brittney Griner , una de las grandes estrellas del baloncesto femenino, ha sido condenada en Rusia a nueve años de prisión por un delito de posesión y contrabando de drogas . La estadounidense fue arrestada el pasado 17 de febrero en el aeropuerto de Sheremetyevo cuando la policía encontró en su equipaje dos cartuchos de vapeo que contenían 0.252 y 0.45 gramos de aceite de cannabis. Es una sustancia que usan cada vez más deportistas en su país para tratar el dolor, pero ilegal en Rusia.

En un comunicado oficial, Joe Biden calificó la sentencia de "inaceptable". El presidente de Estados Unidos reiteró que Brittney Griner está "detenida ilegalmente" e instó a Rusia a "liberarla de inmediato". Sin embargo, hace tiempo que su Administración se preparó para este escenario. La justicia rusa favorece a la acusación y, a pesar de la colaboración de Griner, se dio por hecho que la condena sería onerosa. La sentencia no marca el final del caso, sino el inicio de una nueva fase: negociar un intercambio de prisioneros. Serguéi Lavrov, el ministro de Exteriores, dijo que Rusia está "dispuesta" a discutir el intercambio de prisioneros, al día siguiente de conocerse la sentencia.

La sentencia no marca el final del caso, sino el inicio de una nueva fase. La justicia rusa favorece a la acusación y, a pesar de la colaboración de Griner, se dio por hecho que la condena sería onerosa. Desde hace semanas, Estados Unidos negocia un intercambio de prisioneros , pero el mensaje público de los oficiales del Kremlin ha sido invariable: había que dejar terminar las 'formalidades' del juicio antes de sentarse a hablar.

Hace unos días, el Secretario de Estado, Antony Blinken, aseguró que su país había hecho "una oferta sustancial" para liberarla a ella y a Paul Whelan, un exmarine condenado por espionaje. Los detalles de la oferta no trascendieron, pero la prensa apuntó el nombre de Viktor Bout, un traficante de armas conocido como 'el mercader de la muerte'. Según la CNN, Rusia contraofertó exigiendo un segundo preso, el checheno Vadím Krásikov.

Brittner Griner se ha convertido en una pieza más del inmenso puzle de relaciones entre dos gigantes.

 

Dos carreras paralelas

Griner era una de tantas estrellas de la WNBA que llevan dos carreras paralelas. Muchas aprovechan los meses de descanso para jugar en Europa, donde los salarios son más altos. En 2015 Diana Taurasi, una de las más grandes de la historia, renunció a jugar la temporada con las Phoenix Mercury porque su equipo europeo, el UMMC Ekaterimburgo, le pagaba por descansar. En Rusia cobraba casi 15 veces más.

Griner era su compañera en los dos clubes y en la selección de Estados Unidos. Ha sido dos veces campeona olímpica y del mundo. A un lado del charco, ganó la WNBA con las Mercury. Al otro, cuatro Euroligas con el UMMC Ekaterimburgo, todas con Alba Torrens y las tres últimas con el seleccionador español, Miguel Méndez. Hacia allí se dirigía cuando fue arrestada en el aeropuerto de Sheremetyevo.

La estadounidense aseguró que fue un error al hacer la maleta y presentó la prescripción médica del cannabis para su dolor crónico. No ha importado, como tampoco la cantidad exigua (0.702 gramos en total) ni el apoyo del UMMC Ekaterimburgo, un gigante del baloncesto ruso. En los últimos días, denunció que en el momento de la detención no le dieron acceso a un abogado, no le explicaron debidamente sus derechos, y le hicieron firmar documentos sin saber qué decían.

Durante tres semanas no hubo certezas sobre su paradero de Brittney Griner, hasta que a principios de marzo el Servicio Federal de Aduanas emitió imágenes de la inspección en el aeropuerto. Unas horas más tarde, la agencia estatal de noticias TASS confirmó su identidad. La televisión estatal publicó después una fotografía de la jugadora sujetando un folio en el que se supone que estaba escrito su nombre. No se sabía dónde ni cuándo había sido tomada.

Fue necesaria una investigación del 'New York Times' para concluir que Brittney Griner se encontraba detenida en la colonia penitenciaria IK-1, a unos 70 kilómetros de Moscú. La jugadora tuvo que esperar tres meses a ver en persona a alguien que no fuera de su equipo legal y más de cuatro a que empezara el juicio. Una semana después del arresto, dos antes de que esas primeras imágenes de su detención vieran la luz, Rusia empezó la invasión de Ucrania.

 

Apoyo de la NBA

En el mundo del baloncesto se han sucedido durante estos meses los gestos de apoyo a Brittney Griner. Esta temporada, sus iniciales (BG) y su dorsal (42) figuran en el lateral de todas las canchas de la WNBA. En la tercera vista del juicio, mostró entre los barrotes una foto del All-Star de este año, donde todas las jugadoras llevaron su nombre y su dorsal en la camiseta. En las últimas Finales de la NBA, los Celtics y los Warriors salieron a calentar con unas camisetas donde se leía el lema 'We are BG'.

En Estados Unidos se ha criticado que, de haber sido LeBron James y no Brittney Griner, su gobierno no habría permitido esto. Sin embargo, eso implicaría que tiene algún tipo de poder en una situación que hasta ahora escapa de su control. Griner es solo una pieza más en el enorme tablero de las tensiones entre Rusia y Estados Unidos.

 

Intercambio fallido

Previamente, la condenada había admitido su "error", pero también pidió clemencia durante la vista celebrada en el tribunal urbano de Jimki, en la región de Moscú. "Cometí un error sin mala intención y espero que el fallo no acabe con mi vida", dijo.

El Gobierno estadounidense considera que la detención de la baloncestista al cruzar la frontera con aceite de cannabis fue "errónea" y demanda su inmediata liberación, al igual que muchas estrellas de la NBA y WNBA, mientras el Kremlin negó que el proceso tenga un "trasfondo político".

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, propuso la pasada semana a su colega ruso, Sergei Lavrov, el canje de Griner y Paul Whelan, condenado a 16 años por espionaje, por el "mercader de la muerte", Victor But, que sirve 25 años de cárcel en una prisión estadounidense.

Recientemente, la Casa Blanca rechazó la "contrapuesta" de Rusia, que quería incluir a un segundo preso ruso en el intercambio, el checheno Vadím Krásikov, según informó la CNN.

 

El mensaje de Biden

Tras la sentencia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha señalado en un comunicado que esta sentencia contra la deportista "es un recordatorio más de lo que el mundo ya sabía", que Moscú "está deteniendo a Brittney por error".

"Es inaceptable y pido a Rusia que la libere de inmediato para que pueda estar con su esposa, seres queridos, amigos y compañeros de equipo. Mi Administración continuará trabajando incansablemente y buscará todas las vías posibles para llevar a Brittney y Paul Whelan a casa a salvo lo antes posible", ha zanjado, refiriéndose al exmarine estadounidense, condenado por espionaje en Rusia.

 

Andrés Aragón
elmundo.es

foto: EFE/EPA/EVGENIA NOVOZHENINA