Movistar Estudiantes hizo todo lo que pudo ante el Umana Reyer Venezia en la cuarta jornada de Eurocup Women, pero no hubo manera ante un rival muy superior que controló el ritmo del encuentro. En menos de 48h, otro partido, ahora de LF Endesa, en cancha de Spar Girona.

 

Quienes acudieron al Movistar Academy Magariños creían haberse confundido de acceso, pero no, se pusieron los banquillos al revés que en partidos anteriores, por temas de normativa.

Y David Gallego ponía el quinteto más alto posible para contrarrestar el brutal físico italiano: Méndez, Pulliam, Eraunzetamurgil, Becky Massey y Fingall. Salió bien para empezar: 6-0 en menos de un minuto, y Andrea Mazzon lo paró.

No tardaría en empatar el Reyer (8-8), y mediado el cuarto en tomar la ventaja (8-13). Ahora era David Gallego quien pedía tiempo. Se había activado el rodillo veneciano, parcial 0-11 para el 8-19. Pero las «women in black» reaccionaron, muy serias en los tiros libres, para llegar al final del cuarto con 15-22, lástima el triple final de Yasuma.

Empezaron el segundo cuarto marcando terreno las venecianas con un 0-5 de salida (15-27), pero Movistar Estudiantes volvió a tirar de garra para obligarlas a no confiarse: 22-29, tiempo muerto en dos minutos.

Las de casa iban a remolque, pero con la sensación de que en cualquier momento llegaría un golpe sobre la mesa de cualquiera de los dos equipos, que jugaban fieles a su estilo para más placer del público asistente. ¿Abriría brecha el Reyer, o se acercaría el Movistar Estu? Tira y afloja: Fingall ponía el 28-33, Yasuma el 30-37. Y al descanso, 30-39.

Otra vez Umana Reyer Venezia salía marcando terreno: 0-6, 30-45. Romper la sequía costó horrores, mientras que las italianas anotaban con facilidad: 32-47 y tiempo muerto en tres minutos. Y hubo que pedir otro dos minutos después, que volvieron a activar el rodillo y se fueron de más de 20: 36-57.

Es muy difícil remar ante una diferencia así, pero Movistar Estudiantes lo intentaba con todas sus armas: pero el 44-66 no invitaba al optimismo. 

Pero aunque fuera por orgullo, daba igual que hubiera otro partido en apenas 48 horas: tocaba seguir siendo intensas y recortar diferencias de tres en tres, Espín ponía el 55-70. Porque además, en caso de empates, la diferencia de puntos puede ser clave para pasar de ronda.

Al final la remontada fue imposible, y hubo un poco de maquillaje, 69-86, balance de 1-3 en Eurocup Women, terceras en un grupo que lidera con mano de hierro Umana Reyer Venezia (4-0), es segundo Lointek Gernika Bizkaia (3-1) y colista Rutronik Stars Keltern (0-4).

Y ahora, cambio de chip para otro partido dificilísimo: toca visitar en Liga Femenina Endesa al Spar Girona. Será el viernes 18 a las 20h, en el último partido antes del parón por ventanas FIBA.

 

Los números

Movistar Estudiantes 54 (15-15-14-25)

Méndez (12), Pulliam (0), Eraunzetamurgil (6), Becky Massey (10), Fingall (21) – quinteto inicial – Estebas (3), Saravia (0), Espín de Sancho (13), I. Conde (-), Mollenhauer (0), Billie Massey (4), De Santiago (0).

325 espectadores en el Movistar Academy Magariños, incluyendo la plantilla completa de LEB Oro.

La MVP: Laura Méndez fue la mejor jugadora de un luchador Movistar Estudiantes, con 12 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias para 23 de valoración. Estuvo bien secundada por Nadia Fingall (17 de valoración, con 22 puntos) y María Espín (13 puntos y 16 de valoración).

 

ESTUDIANTES